Si hay algo que apetece hacer en los días de verano es ir a la playa, para bañarse en el mar y caminar por blancas y finas arenas. Pero las vacaciones también son época de aventuras, de descubrir nuevos y exóticos lugares. Pocas destinos turísticos pueden ofrecer un equilibrio tan interesante como combinar un viaje a Tailandia y Camboya

Se trata de dos países ubicados en el sudeste asiático, en los que disfrutar de las paradisíacas playas de Tailandia, desde la isla de Phuket hasta la zona de Krabi, para broncearnos, bucear o hacer surf. Pero también de sus monumentos, donde sobresale el complejo arquitectónico de los templos de Angkor (Camboya), una de las grandes atracciones del continente asiático. 

Viajar a Tailandia y Camboya cuenta con muchas ventajas a su favor, entre ellas el precio de ir allí, pues viajar barato a Tailandia es posible si se es previsor. La antelación a la hora de reservar los vuelos hasta allí, con al menos 6 meses, es clave. En cambio el coste de los vuelos de Tailandia a Camboya o al revés, son muy económicos. Pero además estos destinos, y especialmente Tailandia, ofrecen una calidad-precio muy interesante en servicios como la estancia, con alojamiento muy económicos y ofertas en temporada baja, sin olvidar el transporte interno o la comida.

El tamaño de Camboya es otra gran ventaja para combinar ambos países. Camboya, tienen una reducida extensión, en comparación con otros países de la zona, por lo que puede planificarse, sin ningún tipo de problema, una excelente ruta para ver Tailandia y Camboya en 15 días aproximadamente. 

¿Qué ver en Tailandia y Camboya?

La mejor época para viajar a Tailandia y Camboya es de noviembre a febrero o marzo, ya que es la estación seca y el clima es muy agradable. Eso sí, es temporada alta, por lo que si quieres un equilibrio entre el tiempo y el presupuesto lo mejor es viajar a Tailandia y Camboya de marzo a mayo, en la época más calurosa del año. Pero también de mayo a octubre se encuentran buenas ofertas. En verano lo aconsejable es ir en julio o en agosto, cuando el monzón todavía no está en su esplendor. 

En una ruta por Tailandia y Camboya se pueden descubrir los propios tesoros de ambos países en un solo viaje. 

Así por ejemplo, en Tailandia, sobresale Bangkok, su capital y una de las ciudades más importantes del sudeste asiático; con ocho millones de habitantes es la urbe más grande del país (llegando casi a los 15 millones si contamos su área metropolitana). Entre los lugares de interés de Bangkok más destacados encontramos el Palacio Real, el templo de Wat Pho o el de Wat Arun. También son imperdibles sus mercados: flotantes, nocturnos y hasta un curioso mercado que se ubica encima de las vías del tren. 

Otra ciudad que es muy aconsejable conocer, en este viaje a Tailandia y Camboya, es Chiang Mai. La conocida como Rosa del norte sobresale por el intenso color verdoso de su naturaleza y su impresionante cultura ancestral (reflejada en sus templos y palacios). En sus alrededores se puede conocer el día a día de los elefantes, realizar safaris o hacer trekking para conocer a las tribus de las montañas de esta zona norteña. 

Mención especial merecen las playas de Tailandia. Viajar a Tailandia y Camboya no sería completo sin recorrer sus islas o zonas de playa. E la zona del Mar de Andamán, ideal para visitar de noviembre a febrero, están las playas de Krabi, Phuket o las islas Phi Phi. Mientras que en el Golfo de Tailandia, perfectas para el verano, destacan Koh Samui, Koh Pha Ngan o Koh Tao. 

En cuanto a encantos y tesoros, Camboya no se queda atrás, siendo, quizás, el más conocido el conjunto de edificios religiosos de Angkor, que se ubica en medio de la selva, junto a la ciudad de Siem Reap. Antaño albergó la capital del legendario Imperio Jemer. De ellos, el que mayor fama tiene es Angkor Wat, un templo de orientación hinduista, cuya construcción se inició a principios del siglo XII y que sería habitada por monjes budistas, durante siglos. Su impresionante arquitectura y su sublime armonización con el ambiente, hacen de la visita a esta zona una experiencia sublime, que hará que queramos repetir nuestro viaje a Tailandia y Camboya. 

Asimismo, Camboya tiene otros muchos encantos que ofrecer, como su capital y ciudad más grande, Phnom Penh, en la que se pueden visitar el Gran Palacio, la Pagoda plateada o la Avenida Preah Sisowath.

El triángulo mágico: Tailandia, Vietnam y Camboya

Viajar a Tailandia y Camboya es una experiencia que puede redondearse, si se decide introducir a un tercer actor, muy cercano: Vietnam. El decimosexto país que más población tiene de todo el mundo, ofrece bellos paisajes de arrozales o las islas e islotes icónicos de la Bahía de Halong, una de las siete maravillas naturales del mundo. 

Y es que, ciertamente, viajar a Tailandia, a Vietnam y Camboya puede ser una opción ideal de ver este triángulo de países, uno de los más mágicos del mundo entero. Aprovechar el largo viaje hasta allí para ver los tres países resulta muy interesante si el bolsillo lo permite. 

Entre las muchas recomendaciones que pueden citarse al respecto de visitar Vietnam, está la de visitar Vietnam y Camboya de forma seguida, ya que desde el Aeropuerto Internacional de Tan Son Nhat, en Ho Chi Minh (Vietnam), hasta el Aeropuerto Internacional de Siem Reap (Camboya) hay solamente una hora de avión.

Viajar a Tailandia y Camboya es, en resumen, una experiencia memorable, que se puede hacer todavía más hechizante, si se añade el país de Vietnam.