El miércoles pasado Íñigo Errejón y Pablo Iglesias se reunieron para encontrar un punto de acuerdo antes del congreso.  Aunque durante la sesión no llegaron a ningún tipo de acuerdo, pero lo que sí sirvió fue para llegar a la conclusión de que la confrontación parece inevitable y que no podrán ir en la misma lista. En este sentido, Errejón dio que será la gente quién decida.

Sin pacto antes del congreso

El plazo para poder presentar listas separadas a la dirección de Podemos es de siete días, y parece que en una misma candidatura para el Congreso no podremos ver los nombres de Errejón e Iglesias. Uno de los puntos discordantes es que Pablo Iglesias no reconoce la labor de Errejón.

Los dos equipos tienen en común que niegan no querer un acuerdo, aunque el de Iglesias cree que ha sido el único en esforzarse para conseguirlo, buscando acuerdo y pacto en determinados sectores, aunque sin contemplar cesiones. Por otro lado, el equipo de Errejón cree que no se buscaba un acuerdo sincero, sino que solo era un acto de campaña. Y lo cierto e que no ha habido un avance entre los dos.

Aunque se ha dejado la puerta abierta para seguir negociando, lo cierto es que parece claro que hay una confrontación insalvable y que pactar es algo que parece imposible. Lo que se pudo ver en los reproches que se dedicaron, pues Errejón comentó que no se puede conseguir la unidad «a golpe de corneta», mientras que Iglesias comentó que «la unidad se consigue  debatiendo, ni con documentos ni haciendo declaraciones agresivas en los medios».

Pablo Iglesias comentó que si , finalmente Errejón presenta una lista distinta a la suya, y él pierde, dejaría la secretaría general de partido. Pero su contrincante no lo cree y así lo ha comentado a los medios.