El Covid-19 ha provocado más de 7 mil muertes en todo el mundo. El virus que comenzó en China y que no parecía ser tan grave ha puesto en cuarentena a más de la mitad del planeta. Se ha llevado la vida de personajes importantes de todos los sectores.

Uno de ellos ha sido Lorenzo Sanz, quien fue presidente del Real Madrid hace más de 20 años. Era muy valorado por los aficionados y la institución ya que siempre se consideró madridista y los llevó a conquistar la tan ansiada séptima y octava copa de Europa.

Las declaraciones la dio su hijo, quien señaló que tenía varios días con fiebre pero que no quiso acudir a los centros hospitalarios debido a la gran crisis que existe actualmente. No quería seguir abarrotándolos.

Sin embargo, se vieron en la obligación de llevarlo debido a que la fiebre no bajaba y empezó a tener dificultades respiratorias. Al tener días en el hospital sufrió neumonía y un problema renal que no pudo soportar.

Así partió esta gran persona conocido por muchos, aunque estaba lejos de las cámaras desde hace un buen tiempo. Presidió la “Casa blanca” durante más de diez años, antes de la llegada de Florentino Pérez.

Además de esto logró una liga en la temporada 96/97, en una década en la que fue ampliamente favorable para los culés. El equipo salió de una crisis institucional muy importante.

Además de esto hay que hablar de los fichajes, que fueron de gran trascendencia en el futuro cercano del club. Trajo a jugadores de la talla de Roberto Carlos, Mijatovic y empezó a tener relaciones formales con el entrenador Fabio Capello, que diez años después arribaría al banquillo blanco.

Desde que se conoció la noticia muchas personalidades del equipo se pronunciaron para lamentar su pérdida. Desde jugadores actuales del club hasta ex entrenadores que tuvieron la oportunidad de trabajar con él.

Es un lamentable hecho lo que está ocurriendo con el coronavirus. Pocas veces se había visto una pandemia de tal magnitud, que a pesar de que su  tasa de mortalidad es más bajas que otros virus, se ha llevado la vida de todo tipo de personas.

Muchos políticos se han visto infectados y permanecen en cuarentena debido a los síntomas que presentan, además de que el coronavirus es una enfermedad muy fácil de contagiar.

Así amanece Madrid el 22 de marzo, con malas noticias por doquier y con pocos atisbos de esperanza. Debe ser uno de los problemas más grandes que ha tenido que afrontar  el país en toda su historia, al menos desde la guerra civil.

Juntos se podrá salir de todo esto. El aislamiento es la solución.