El pasado 28 de diciembre, fueron detenidos en Madrid dos jóvenes por su presunta vinculación con el terrorismo yihadista, pero ahora el juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, ha decretado su puesta en libertad y sin cargos.

El final del proceso de los supuestos yihadistas

Los dos jóvenes, Edrissa Ceesay y Samir Sennouni, de 18 y 25 años respectivamente, de nacionalidad española, aunque de origen gambiano y marroquí, han pasado casi un mes en prisión y ahora se ha firmado un auto con su liberación, ya que, según pone, los indicios en los que se basaron los cargos ya no existen.

Se les acusó de tener una ideología radical y que tenían en su poder cargadores y munición AK-47, que les pudieron encontrar en los registros, pero según el juez no hay dato que avale que sean suyos.

Al parecer, los dos hombres aseguraron a un confidente del Cuerpo  Nacional de Policía que les habían tendido una trampa. Aunque fue ese mismo confidente, llamado Lolo, el que avisó de que los dos se estaban radicalizando en una escuela del Corán en Valdebernardo, en Madrid. Además de haber participado en vídeos de corte yihadista y que estaban moviéndose para conseguir armas. En cambio, el juez no cree que esos indicios sean ciertos.

Aunque el juez ha decidido dejarlos libres, el Ministerio del Interior ha comentado que va a estudiar el caso, pues los dos chicos han comentado que fue el propio Lolo el que los animó ha grabar los vídeos como una broma. Y el juez destaca que parece curioso que fuera el propio Lolo el que suministrase  los vídeos. Así que como informador del Cuerpo Nacional de Policía, es el Ministerio del Interior quién tiene que investigar si puede haber filtrado pistas falsas en un tema tan delicado como es el yihadismo en España.