Los taxis son una gran solución para los problemas de movilidad que actualmente tenemos en nuestras ciudades. El tráfico es cada vez mayor y en ocasiones tener coche propio lo que hace es incrementarlos.

El detalle viene cuando por la misma prisa que llevamos no procurarnos llevarnos todo del asiento, dejando algunas pertenencias que después es casi que imposible recuperar. Existen denuncias que desde el 2018 hasta la fecha se han perdido más de 4.000 teléfonos móviles según las denuncias. Las estadísticas dicen que tan solo un 30% de lo que se pierde vuelve a las manos de sus propietarios, algo que ha generado muchos problemas. No importa la línea que se tome, sencillamente cuando se hace la denuncia a la central de la empresa ellos no dan ninguna respuesta.

Por este motivo es que el Ayuntamiento de Madrid ha lanzado estos números para alertar principalmente a los usuarios que constantemente contratan este servicio para trasladarse rápidamente de un lugar a otro.

Desde bolsos, carteras, maletas y móviles, esto es lo que más se pierde debido a los pequeños que son. El problema no es que se extravíen sino que cuando se haga el reclamo la corporación no se haga responsable, entrando así en disputas legales. Las denuncias pueden hacerse a través del Ayuntamiento teniendo o no la matrícula del  vehículo, aunque las posibilidades de recuperar el objeto son limitadas.

Por otro lado tenemos una nueva aplicación oficial de los Taxis de Madrid, que actualmente está en crecimiento debido a la facilidad de uso. En lo que va de año se han publicado más de 2.000 denuncias. En algunas ocasiones los mismos prestadores del servicio han reportado incidencias, aunque son muchos menores, teniendo un registro de 566 denuncias.

¿Qué dicen los taxistas?

Ante estas acusaciones el gremio ha tenido que salir para su propia defensa, señalando que no es su culpa que a los pasajeros se les olviden sus propias pertenencias. Además aclararon que es un medio de transporte masivo, así que diariamente lo usan cientos de usuarios que podrían llevarse el objeto.

De hecho muchas veces ha pasado que se lo lleva quien en realidad no es el dueño, así que de esa manera de limpian las manos los profesionales del volante. Cuando se pierde un objeto y se hace la denuncia inmediatamente el Ayuntamiento hace un rastreo de todos los conductores para ver quién tiene la pertenencia, sin embargo esto no está siendo del todo efectivo porque la mayoría no contesta cuando les llaman por teléfono.

Es un problema que sigue creciendo día a tras días y pensamos que las autoridades deben poner manos duras a este sector, no solo hacer hincapié en tener cuidado con nuestras casos, algo que es evidente. La idea es no pasar más nunca un mal rato de este tipo.