Con la llegada del verano son muchas las actividades que pasamos a incorporar en nuestra rutina: desde las vacaciones en ciudades costeras hasta el consumo de platos más refrescantes, como las ensaladas. Sin embargo, sobre todo en Valencia, el verano implica el consumo de una de las bebidas clásicas de zonas valencianas como Alboraya: la horchata, una bebida que tiene la chufa como base de su elaboración.

No obstante, el consumo estacional de este tubérculo se está viendo modificado. Hoy en día son muchos los nuevos usos alimenticios que se le están dando a la chufa. No hace falta esperar a que abran las horchaterías veraniegas para poder disfrutar de su sabor, sino que también puede uno aprovecharse de sus beneficios saludables durante todo el año.

La chufa: algo más que horchata

La chufa (Cyperus esculentus) es un tubérculo muy utilizado desde hace varios siglos en gran parte de África. Una de las civilizaciones que ya conocía este alimento eran los egipcios, quienes lo utilizaban especialmente por sus propiedades curativas. Fue tal la importancia que le dieron a este alimento que incluso se han encontrado chufas en algunos sarcófagos.

Apariencia externa

La chufa se caracteriza por su forma redondeada, textura rugosa y color tierra. Se cultiva bajo tierra, donde permanece enterrada hasta ser apta para su consumo, momento en que se extrae. La planta, por su parte, posee hojas de un color verde intenso.

Origen de la chufa en España

El cultivo de la chufa se origina en África y llega a España desde Egipto en el siglo VII. Sin embargo, es la cultura islámica la que contribuye a expandir su cultivo durante el siglo XIII, concretamente por lo que actualmente es la Comunidad Valenciana.

Incluso se han encontrado escritos de esta época en los que ya figuraba el consumo de una bebida refrescante conocida como “leche de chufa” (predecesora de la “horchata”).

– Horchata de Alboraya

Es en Alboraya (un municipio valenciano de la Comarca de L’ Horta Nord) a donde los árabes trasladaron por vez primera los cultivos de la chufa desde la región de Chuf (Sudán).

Derivados de la chufa

Actualmente, muchas empresas se han percatado de la versatilidad de la chufa, fabricando un gran número de derivados, aparte de la famosa horchata. Esto ha permitido que la chufa se consuma durante todo el año.

– Usos tradicionales

Su uso más extendido se encuentra en la horchata y en la leche de chufa, ambas caracterizadas por su sabor dulce. También se consume como fruto seco, para lo que es necesario remojarlas en agua durante 4 horas hasta que se ablanden.

– Nuevos usos

Algunos usos creados por Tigernuts Traders son:

. Harina de chufa

Ideada para la repostería en general, pero apta también para ser consumida por celíacos y diabéticos.

. Aceite de chufa

Como complemento para aliñar ensaladas y cocinas con apenas aceite. Además, dentro de la cosmética natural actúa como un buen antioxidante.

. Chufas peladas

Este producto se compone de chufa extraída de la cáscara que la recubre. Esto se consigue mediante un proceso de pelado 100% seguro y fiable, realzando su sabor dulce y ablandando su textura rugosa inicial.

Las chufas se presentan al consumidor: recubiertas de chocolate, garrapiñadas, como parte de un surtido de frutos secos…

Beneficios de consumir chufa

Son una rica fuente de nutrientes:

  • Vitaminas C y E
  • Alto contenido en Omega 6
  • Minerales (fósforo, magnesio, potasio, calcio y hierro)
  • Contienen:

– Almidón

– Grasas insaturadas

– Proteínas y enzimas que facilitan y regulan la digestión y el tránsito intestinal.

– Las ventajas saludables de la chufa por un catedrático

Enrique Hernández es un catedrático universitario de Valencia que ha realizado alguna labor de investigación relativa a las chufas y a sus propiedades curativas y antioxidantes. En su labor indica cómo la vitamina E (presente en la horchata) disminuye los efectos nocivos del colesterol malo (el LDL). También resalta el valor nutritivo de la chufa, que viene determinado por el ácido oleico que contiene, mucho mayor al del aceite de oliva.

La internacionalización de la chufa

Algunas empresas en Valencia han invertido en I+D+i durante más de 20 años con tal de internacionalizar el consumo de la chufa y que sea valorada mundialmente por sus propiedades saludables, presentes en las bebidas y en productos como la chufa laminada, la chufa peeled o la troceada.

Como consecuencia de esta internacionalización, el valor de la chufa se ha incrementado como nunca antes. Esta estabilidad del precio final ha propiciado un aumento en su demanda.

Para poder responder a esta demanda se ha optado por combinar el cultivo nacional de la chufa en áreas valencianas (como Tabernes Blanques, Valencia, Almácera o Burjasot) y zonas del sur español, con chufa importada de África, siendo cultivadas allí por agricultores africanos. Esto permite que las empresas dispongan de suficientes cantidades de chufa durante todo el año.

Esta combinación de cultivos permite comercializar la chufa en España, en el resto de Europa, América y Oceanía.