Son otras las labores que por estos días les ha tocado hacer a los bomberos, en medio de la crisis de Covid-19, recuperando los cadáveres de personas que han fallecido a causa del virus solas en sus viviendas.

Las puertas que ahora derriban son para recoger muertos en vez de para salvar vidas

Con la gente en casa cuidándose del contagio del coronavirus, no hay accidentes ni víctimas que rescatar en medio de un incendio, en su lugar comienzan a aparecer las personas que mueren solas en sus casas afectadas por el covid-19, situación que les ha cambiado la perspectiva a bomberos como José.

El especialista se sorprende de que las salidas de estos días solo hayan sido para abrir los domicilios en donde la persona que habita la vivienda, ha muerto. La tarea de los bomberos consiste en algunos casos en abrir la puerta y las autoridades sanitarias proceden a llevarse el cuerpo.

Para José la situación es tremenda, puesto que solo en una jornada de trabajo hicieron 20 salidas para atender este tipo de casos, señala que las personas están solas y que no son atendidas debido a que al llamar les indican que se mantengan en sus casas, no se le hace la prueba del coronavirus y acaban empeorando y muriendo en la soledad de su hogar.

Es una situación que produce un fuerte impacto en estos servidores públicos, haciendo un trabajo que no es para lo que han sido preparados.

En este sentido están evaluando si se les proporciona apoyo psicológico, ya que incluso les ha tocado levantar cadáveres, colocarlos en el féretro, trasladarlos y depositarlos en las morgues correspondientes.

Hacer este trabajo ha sido una labor que ha ido aumentando desde que se decretó la pandemia. Para los bomberos es algo muy duro esto de levantar los cadáveres, además que participan de un plan de apoyo en la retirada de cuerpos en residencias de mayores, para trasladarlos a las morgues directamente.

Más lamentable es la situación cuando les toca acudir debido a la llamada de un familiar, que imposibilitado de ir hasta la residencia de la persona la reporta a los bomberos y cuando llegan al sitio se encuentran con el cadáver.

También atienden a las llamadas de vecinos que perciben que algo no anda bien con el vecino, ausencia de ruidos, televisor o radio encendida por tiempo prolongado, un mal olor, etc.

Tras las labores de levantamiento el mayor temor de estos es más que contagiarse, llevar el virus a la casa debido a que no se han desinfectado bien. Para desinfectar el acceso a la vivienda, la cabina del coche, los equipos y todo, se tardan al menos tres horas.