El escritor J. Leyva ha presentado su nueva novela, El Violín de Sherlock Holmes, una obra que narra con ironía y brutalidad las terribles situaciones diarias que pasan por delante de los ojos de un vigilante de seguridad. Cada capítulo contiene dos partes, nombradas con números romanos y números ordinales, que hablan sin embargo de la misma problemática actual.

Testigo sin palabras de la cháchara interminable de trece contertulios —padres eméritos de las tribus de Israel—, el vigilante jurado de un garito no quita ojo al entorno citadino: una urbe actual superpoblada, hostil, fría, inhumana, caótica, infernal, odiosa.

“Rubén dice que los indeseables no pueden desear nada que no esté al alcance de sus indeseables necesidades.

Simeón dice que no sabe qué hacer con la sierra mecánica comprada en las rebajas —por suerte rechazó la oferta 2×1.

Leví dice que algo es algo para el pobre a quien socorren con una moneda falsa y otra con tres caras.

Judá dice que vivir para sobrevivir es el credo de la mayoría por más interventores que controlen ese desvelo.

Neftalí dice que no recuerda si a la ópera se puede ir armado hasta los dientes, solo o acompañado de un esqueleto bailongo.

Gar dice que detesta los impulsos desamortiguados de esos amantes en los asientos traseros del cine.

Aser dice que la noche de los tiempos es un agujero negro atestado de sucesos que nadie quiere atribuirse.”

(Fragmento de El Violín de Sherlock Holmes)

Esta enorme ciudad da cobijo a situaciones, escenas y personas grotescas retratadas con una pluma implacable y un punto de humor ácido y cruel que transmite con eficacia las miserias a las que se ven sometidos sus habitantes.

De ahí que la furgoneta de ayuda humanitaria compita con la megafonía —y esta con la pantalla gigante— impartiendo alimentos inverosímiles, cínicas admoniciones y avisos represores, en tanto la fauna líquida de transeúntes, mendigos, huérfanos, exiliados y migrantes abona ese caudal que nadie quiere embalsar en casa. La lupa del enmascarado detective escruta lo que se mueve, cuece y palpita con la minuciosa precisión de un microscopio Stradivarius.

“El impresor toca el ukelele en un grupo que se junta de noche en un garaje, los muchachos se aplican hasta que la aurora les besa las ingles o el sueño acude a rescatarlos.

El perito toma las huellas dactilares de la chica embarazada que se acaba de tirar del puente, llena eres de gracia susurra el sacerdote desplazado en patinete.

El crupier besa la propina que el perdedor de la ruleta le arroja a la cara, el fulano se aleja dando puntapiés a la ruina —cree que es una oca husmeándole las nalgas.

Transeúntes en sillas de ruedas se congregan para sacarse la lengua, improvisan gestos de intolerancia largos como velos de novia equis-equis-ele.

El bombero suspendido de empleo y sueldo cavila en clave de tango, no sabe qué hacer con la amante que ha incendiado la pastelería para que a él no le falte trabajo.

Por la megafonía se aconseja echar a correr sujetando fuerte la bebida para que no se derrame, los que además bailan un trompo se afanan en acrobáticas euforias.” (Fragmento de El Violín de Sherlock Holmes)

La novela explora desde el punto de vista del vigilante del local todo lo que pasa frente a sus ojos sin que tenga siquiera que desplazarse para ver las consecuencias terribles y la destrucción de lo humano en una ciudad ficticia que podría ser cualquiera otro lugar del mundo en que vivimos.

Leyva ha publicado, entre otros libros: Leitmotiv, La circuncisión del señor solo (Premio Biblioteca Breve), Heautontimoroumenos, La primavera de los murciélagos, La calle de los árboles dormidos, Europa, –Picasso, ¿estás ahí?, Donde dice asimismo debe decir pesimismo, Vía muerta (Poiuytrew), La fábrica de utopías, El rol de Rol-Dan, Refranes, dichos y sentencias del Quijote, La del alba sería y Flor y nata de la Andante Caballería. Además del relato Arturo Can, ilustrado por Carmen Trejo, es autor de una versión anotada del Quijote. Su última entrega es el poemario Cuadros de una exposición de Joan Miró.

https://www.laequilibrista.es/producto/el-violin-de-sherlock-holmes-de-j-leyva/