A pesar de que estamos en cuarentena, esto no ha hecho que la delincuencia baje la guardia y siga las indicaciones de las autoridades. Nunca lo han hecho, en realidad, y las consecuencias se ven a diario por todas partes. Recientemente fue detenido un cerrajero que se aprovechó de su oficio para robar dos farmacias.

Esto sucedió en la ciudad de Vigo, en la que el individuo trabajaba como cerrajero en una empresa reconocida del sector. Según fuentes policiales logró ingresar gracias a los datos y cerraduras que les dieron los mismos clientes.

El delito fue efectuado en la madrugada del viernes, cuando sonaron las alarmas del establecimiento. Posteriormente la policía recibió una llamada de emergencia en la que le indicaron que estaban robando una gran farmacia ubicada en la avenida Emilio Martínez Garrido.

Inmediatamente los funcionarios llegaron al lugar y notaron que la cerradura estaba forzada. Cuando entraron al negocio se dieron cuenta que efectivamente se había llevado varios artículos. Posteriormente el dueño del establecimiento indicó que en la caja registradora faltaban 100 euros.

Una vez conocido esto, comenzaron a patrullar la zona para verificar que el delincuente no se encontraba en los alrededores, algo que era muy factible debido a que acababa de suceder el hecho. En menos de una hora lograron hallarlo.

Se encontraba escondido en su coche de empresa. Pretendía que no lo encontraran o pasara desapercibido al ser un vehículo de uso oficial. Como la policía ya estaba en búsqueda lo detuvieron. Así fue como lo descubrieron.

El hombre se aprovechaba de su oficio para ganar información confidencial de sus clientes. Al manejar la cerrajería sabía exactamente cuáles son los trucos y detalles para entrar en un lugar ajeno dejando el menor rastro posible.

No obstante, en esta ocasión sí que dejó algunas pistas que sirvió para encontrarlo rápidamente. Pretendía salirse con la suya.

Los índices delictivos han disminuido en algunos aspectos, especialmente  el de robos en la calle y asaltos a los hogares, debido al confinamiento que ha implementado el gobierno para erradicar la pandemia.

Sin embargo, hay otros índices que parece ser que están subiendo. Uno de ellos son los robos a establecimientos. Teniendo en cuenta que el 70% de los negocios están cerrados se presenta como una oportunidad perfecta para atracarlos.

Las autoridades de seguridad están muy alerta a esta situación, ya que los delincuentes no entienden de ninguna pandemia para cometer sus fechorías. Para ellos todos los días son una oportunidad para llevar su botín sin importar que su salud esté en riesgo.

Hay que estar más pendientes que nunca para que nuestros establecimientos no se vean afectados por estos personajes. Necesitamos la máxima colaboración.