Otro nuevo caso de corrupción en España. Un caso que además llama la atención ya que tiene que ver con una de las infraestructuras estrella del país que no es otra que la que tiene que ver con la Alta Velocidad Española, más conocida como AVE.

En este caso, y una vez se habían aprobado las obras para llevar el AVE a una determinada provincia, los políticos y cargos de responsabilidad con la obra pública de algunas de esas provincias, se ponían en contacto con algunos empresarios. El objetivo era claro: tratar por todos los medios de conseguir una comisión a cambio de un trato de favor en el concurso.

¿Cuáles han sido algunas de las provincias afectadas?

A decir verdad no hay un único punto que sea clave en todo este asunto. Y es que, tras la confesión del empresario que se cansó de pagar comidas a cambio de comisiones, se sabe que en Andalucía, en Extremadura en Galicia y en Castilla y León, hay obras bajo sospecha.

Allí, haciendo caso omiso a los presupuestos que se habían estipulado, se llevaron a cabo algunas acciones entre las que destacaban las que tenían que ver con la inclusión de sobrecostes. Unos costes adicionales que, como nos podemos imaginar, iban a parar a las manos de los políticos en forma de comisión.

Aun así el caso todavía se está investigando ya que la Guardia Civil todavía está en la fase de recopilación de información. Una información que seguramente siga llegando ya que cada vez son más las fuentes las que están ofreciendo datos de toda una red de corrupción. Quizá por ello, a tenor de los datos que se tienen sobre la mesa, era normal entender cómo poblaciones realmente pequeñas en población luchaban con uñas y dientes para que el AVE llegase a su localidad.