Aspectos de cumplimiento totalmente necesario para que tu comercio pueda funcionar bien.

Lanzarse al mundo del emprendimiento es una tarea muy complicada. Hay que disponer de capital, de una buena idea y de la preparación suficiente, así como de un buen empujón de la suerte, algo que te pueda ayudar para que el éxito esté de tu parte.

Si miramos al ámbito comercial, al de las tiendas como tal, también hay que tener en cuenta muchos más factores si de veras se quiere conseguir algo que lleve a la rentabilidad y al crecimiento. Hay varios aspectos que son la verdadera clave del éxito, pequeños detalles (y otros que no lo son tanto) que marcan la diferencia y ayudan a destacar, a hacer del pequeño comercio una actividad verdaderamente rentable.

En el caso de que te estés planteando abrir una tienda y quieres que sea algo que crezca, que tenga un buen futuro, vamos a darte unas pautas que son de lo más sencillas, pero que a la vez son totalmente esenciales si no quieres que tu nueva propuesta fracase. Presta mucha atención, porque vamos a darte las cinco claves para montar una buena tienda.

Ten un buen software

Antes de plantearte siquiera buscar un lugar para abrir tu nuevo negocio, debes saber que habrá gastos, que habrá ingresos, que todo lo relacionado con el dinero debe estar perfectamente registrado y contabilizado. Por eso, no dudes en comprar una buena suite de herramientas o un software informático que facilite todas estas tareas y las unifique para que haya el mayor control posible.

El software de facturación Teamsystem es un ejemplo válido. A través de él se pueden llevar tanto la facturación como la contabilidad del negocio de forma centralizada y sin ningún tipo de traba. Todo es transparencia y facilidades para evitar problemas.

La localización es esencial

Por supuesto, si quieres que haya ventas, necesitas que las personas puedan ver tu tienda, y lo que es mejor, que quieran entrar en ella. La localización del establecimiento es una clave indiscutible para el éxito de un negocio, aunque es una dentro de un cúmulo de aspectos necesarios.

Busca una calle comercial o transitada, una en la que, a ser posible, no haya otras firmas que compitan en tu mismo sector. No obstante, también puedes sacar provecho de ello y buscar una avenida o zona en la que haya más competidores, ya que así los compradores acudirán al lugar en busca de satisfacer esa necesidad que cubrís. Ahí entrará en juego tu capacidad para despuntar.

Cuida siempre los horarios

No hay nada que confunda más a los compradores que los vaivenes de horarios. Intenta no hacer muchos cambios y presta mucha atención a lo que hace “la calle” para que haya cierta sintonía y la audiencia no se pierda a la hora de saber cuándo puede y cuándo no puede entrar en tu establecimiento.

El público no es amigo de los cambios, y mucho menos si se hacen con demasiada frecuencia. Por eso mismo, hay que evitar dar pie a cualquier tipo de confusión estableciendo un patrón similar al del resto de vecinos de calle, o incluso a lo habitual en la localidad.

El personal, siempre profesional

Hay muchas formas de reflejar la imagen de una marca o de un negocio. Puede ser a través de la gama de colores o de materiales escogidos para la tienda, por la línea de productos que se comercialicen o, sobre todo, a través del personal que atiende a la clientela.

Huelga decir que debes buscar a las personas más preparadas y profesionales. No hay nada peor para un comercio que un personal que no es capaz de atender correctamente a los clientes, o que simplemente no da un servicio a la altura de las necesidades del público. Personas que sepan estar, transmitir y, por supuesto, vender. Eso es lo que necesitas.

No escatimes en buenos materiales

A tenor de lo anterior, haz lo posible por no dejar que te tiemblen las manos al tener que comprar materiales o utensilios para tu tienda. Las herramientas en mal estado pueden traer problemas a los trabajadores por su uso y, al mismo tiempo, unas instalaciones con defectos dan una muy mala imagen del negocio.

¿Tienes que comprar cosas para la tienda? Pues gasta el dinero en algo que sea de calidad, no vayas siempre persiguiendo el ahorro y buscando las opciones más baratas, puesto que a la larga te acabarán resultando caras.

Toma buena nota de esto y no olvides nada. Como hemos dicho al comienzo, son aspectos que parecen bastante simples, pero que tienen una influencia descomunal en el devenir de tu negocio. La imagen y la calidad son dos aspectos esenciales, pero detrás de ellos hay un cúmulo de factores que solo puedes cubrir de forma plenamente satisfactoria si haces caso de lo que hemos explicado.