Con el paso de los años se ha ido produciendo un cambio significativo en lo que a los enlaces matrimoniales se refiere. Los de tipo religioso han ido bajando de forma notable, tal como reflejan los registros estadísticos. Sin embargo, ello no se ha traducido en un descenso de los casamientos llevados a cabo. ¿Cómo es posible? Básicamente debido a que los de carácter civil han registrado un gran incremento.

Así lo demuestra el ayuntamiento de Vigo. A principios de este año que estamos a punto de dejar atrás se dio a conocer una importante noticia: el Registro Civil ampliaba el horario destinado a las bodas con tal de que la elevada demanda fuese satisfecha en la medida de lo posible.

Para el próximo año 2020, las fechas de verano ya están prácticamente llenas. Casarse tanto en julio como en agosto resultará una auténtica odisea, mientras que septiembre sí tiene alguna que otra jornada libre entre la que se puede elegir.

Concretamente hablamos de una demanda que, en ocasiones, llega a abarcar un total de quince enlaces matrimoniales en tan solo un día. Allí no solo se reúnen los novios que se darán el sí quiero tan esperado, sino también sus propios familiares, el fotografo boda Vigo que se contrate para la ocasión y, por supuesto, el funcionario del Registro Civil que oficializará la ceremonia.

Ceremonias por todo lo alto

Antaño existía el pensamiento generalizado de creer que una boda religiosa era mejor que una civil. Sin embargo, con el paso de los años, las experiencias de los recién casados y el boca a boca han ido dando pie a que dicha idea desaparezca de la mayoría de mentes.

La satisfacción es plena por parte de los novios y novias que se decantan por esta alternativa, la cual puede ser celebrada por todo lo alto. Una clara muestra de ello reside en las fotografías que toman los profesionales de Vigo, quienes se encargan de inmortalizar cada momento especial de manera natural e improvisada. Es decir, sin posados artificiales, pasando desapercibidos durante el transcurso del evento. 

Este servicio es fundamental, puesto que conforme vayan pasando los años es inevitable que la pareja no logre recordar con precisión determinadas escenas que acontecieron durante ese día tan especial y mágico. De hecho, por muy pendientes que estuvieran ambos, ciertos momentos solo podrían ser contemplados por los dos en caso de disponer de una imagen.

Sin embargo, quienes se decantan por una ceremonia religiosa se ven obligados a afrontar un elevado pago con tal de hacer uso de las instalaciones en cuestión. Es comprensible, aunque se traduce en tener que reducir costes en otros servicios: decoración, restauración posterior del banquete e incluso la fotografía que ya hemos mencionado.

Por el contrario, optando por un enlace civil, los costes son notablemente inferiores. Como es menester los novios se ven capaces de hacer frente a otros tipos de pagos relacionados con la boda sin que ello acarree un gran sacrificio en términos monetarios. 

Ciertamente en otros tiempos no puede negarse que los casamientos de tipo civil eran mejorables en diversos aspectos. Ante las críticas recibidas, el ayuntamiento de Vigo no dudó en ponerse manos a la obra, optimizando diversos factores para lograr que la experiencia resultase muy gratificante de principio a fin.

El resultado se ha hecho evidente a lo largo de 2019, especialmente durante el transcurso de la estación veraniega. El promedio de bodas civiles diarias ha superado las expectativas del Registro Civil, lo cual parece indicar que próximamente volverán a ampliarse los horarios del citado estamento.

La organización con varios meses de antelación es esencial

Ante la elevadísima demanda que se experimenta en Vigo en pleno verano –especialmente en el mes de julio–, es fundamental que la pareja se encargue de organizarlo absolutamente todo con la suficiente antelación. No solo nos referimos a reservar la fecha en el Registro Civil de la ciudad viguesa. 

Adicionalmente también han de ser tenidos en cuenta tantos otros aspectos. Ornamentación, música, votos matrimoniales, detalles para los invitados… ¿cómo abarcarlo todo? Con la ayuda de familiares, amigos y conocidos, aunque últimamente ha adquirido trascendencia una alternativa muy a tener en cuenta.

Hablamos de acceder a un blog de bodas, acción que cada vez es realizada por más novias que necesitan inspiración. Las publicaciones, en la mayoría de casos, son elaboradas por expertos en la materia con una dilatada trayectoria a sus espaldas. Por ende, toda la información contenida en este tipo de sitios web es de gran utilidad a la hora de orientarse.

Dejarse llevar por las recomendaciones y sugerencias de Internet es altamente recomendable. Aun así, siempre debe aportarse el toque único y personal con tal de disfrutar de una boda civil adaptada por completo tanto a los gustos como a las preferencias de ambos miembros de la pareja.