Probablemente a todos nos ha tocado, o nos tocará en algún momento, pasar por la angustiosa situación de tener un pariente o ser querido hospitalizado y que este requiera de cuidados constantes. Esta responsabilidad, de apoyar y acompañar durante esta situación, a veces suele hacerse muy difícil por las obligaciones a las que tenemos que hacer frente, y quizás el tiempo que podemos dedicarle no sea suficiente. Por eso, ante tales circunstancias, es importante poder contar con asistencia hospitalaria de profesionales y personal cualificado con el que asistirlo en caso de una emergencia o bien durante nuestra ausencia.

Disponer de este tipo de servicios, aporta numerosos beneficios, y es sin dudas la mejor opción, principalmente porque te da la tranquilidad de saber que tu ser querido se encuentra en manos de profesionales de la salud. Por ello, en este artículo, te vamos a contar las principales características de estos servicios ante una situación algo complicada.

Asistencia hospitalaria, siempre con el paciente

La asistencia hospitalaria, es una atención prestada por empresas especializadas, que cuentan en su equipo con profesionales en el acompañamiento y cuidado de pacientes. Este servicio, va dirigido a todas las personas sin distinción de edad, no importa cual sea su afección, patología o discapacidad. 

El servicio, no solo es para asistencia a domicilio, sino también para personas que estén internadas en hospitales, ya que no siempre es posible, para los familiares y/o amigos de la persona hospitalizada, quedarse a cuidarlo las 24 horas. Por eso, las empresas de asistencia hospitalaria, poseen personal multidisciplinar que se encargan de cuidar al paciente y velar por su salud.

Funciones de la asistencia hospitalaria

El personal de asistencia hospitalaria, realiza un acompañamiento constante, pudiendo ser este incluso de día y noche en el hospital de la persona internada, monitoreando su evolución y ofreciendo un informe detallado de lo sucedido en cada turno de servicio. Por lo que el control de la situación, es más que directo. Además, acompañan al paciente en aspectos del plano emocional, brindándole compañía e incluso, de ser necesario, rutinas que le permitan recrearse durante su estancia en el hospital.

Controla la situación sin la necesidad de estar presente

Ante tu ausencia, el personal de asistencia hospitalaria, cuidará al paciente y podrás mantener contacto con ellos permanentemente para conocer su estado. Lo que se traduce en una garantía y la tranquilidad de que tu ser querido está en buenas manos. Siempre el línea directa contigo.

La asistencia 24 horas permite un acompañamiento constante. Esta posibilidad es ideal ante pacientes que, ya sea por su cuadro o su avanzada edad requieran de una vigilancia durante todo el día, para lo que disponer de personal cualificado es la única alternativa. Sobre todo cuando la hospitalización se prolonga en el tiempo.

Es un servicio bastante asequible

El precio de este tipo de servicios, varía según el paciente, sus necesidades y la cantidad de horas que el personal especializado va a ser contratado. Sin embargo no implica un alto coste. Como referencia, podemos decir que los cuidados nocturnos cuestan aproximadamente 7 euros la hora, por un turno de 10 horas. Un precio bastante accesible que te permitirá descansar tranquilo sabiendo que tu ser querido está en buenas manos y siempre con alguien que vigile su estado.

Es muy importante destacar, que este tipo de servicios, más allá del aspecto económico, aportan compañía, entretenimiento y una relación que permite al paciente mantener un buen estado de ánimo. Lo que es sin duda un factor imprescindible para una mejor recuperación.

La tranquilidad de estar acompañado por profesionales

Muchas veces, incluso, por más voluntad y disponibilidad de tiempo que tengan los allegados del paciente, este presenta un cuadro de salud cuya gravedad y complejidad sólo puede ser abordada correctamente por personal capacitado. Ya sea una enfermedad, o una limitación física, el personal de asistencia hospitalaria está formado y dispone de experiencia para manejar la situación de la forma más óptima posible.

Esto es muy importante, pues no solo evita que el paciente reciba cuidados inadecuados, sino que además libera a los acompañantes del estrés y la responsabilidad de enfrentarse a una asistencia para la que no están preparados y que podría perjudicar la salud del hospitalizado en vez de mejorarla. Sin olvidar las posibles lesiones o problemas que pueden generarse al realizar movimientos y desplazamientos con mucho peso.

Personal con un gran trato

Sabemos, que muchas veces, no cuidar uno mismo de la persona afectada, puede generar sentimientos de culpa e intranquilidad. E incluso presentar ese pensamiento de que “nadie lo hará mejor que yo”. Sin embargo, dejar esta situación en manos de profesionales es la mejor alternativa y verás que rápidamente tus miedos y dudas se despejan al comprobar el excelente trabajo que realizan estas empresas.