Lo que parecía un caso sencillo se puede convertir en algo realmente complicado. Y es que hay que recordar que hace algunas semanas se suspendió el partido de La Liga que tenía que enfrentar al Celta de Vigo y al Real Madrid. Una suspensión como consecuencia de algunas deficiencias en el estadio provocadas por el mal tiempo que el Gobierno Local iba a reparar lo antes posible. Sin embargo, ahora se han dado cuenta no solo de que la inversión que hay que realizar es mayor que lo que se pensaba sino que, ya que van a comenzar las obras, estas se pueden aprovechar para incluir algunas comodidades más como un aparcamiento.

Pero, ¿de dónde sale la financiación?

Este es el principal problema al que se enfrentan los políticos. Por una parte, hay que decir que la propiedad del estadio, al ser municipal, es del Gobierno Local. Esto hace pensar que los gastos de las posibles obras de reforma deberían correr a su cuenta. No obstante, desde el propio Gobierno Local se ha instado a la Xunta, gobernada por el Partido Popular, a que invierta algo de dinero para poder realizar algunas mejoras como pueda ser el caso del aparcamiento.

Desde las filas conservadoras ya han anunciado que este problema debe ser asumido por el Gobierno Local de manera íntegra. De hecho,  únicamente habría que ceñirse a reparar los problemas que han surgido y no comenzar unas obras para unas posibles mejoras que no han sido requeridas por nadie. Por todo ello, parece que el gobierno de Vigo se ha quedado solo en una lucha que comenzó siendo muy mediática pero que, con el paso del tiempo, se ha demostrado que se ha utilizado para fines políticos y para conseguir una financiación que parece no va a llegar. De todos modos, ¿cuándo estará Balaídos totalmente operativo?