La parte política en nuestro país parece que está lejos de solucionarse, sobre todo si tenemos en cuenta que Vox ha impedido el acceso a todos los periodistas que forman parte del Grupo Prisa para cubrir el evento electoral.

Esto llamó mucho la atención puesto que la misma Junta Electoral hizo un anuncio en el que pedía el levantamiento de todos los vetos hacia los periodistas, de tal manera que las elecciones se llevaran a cabo de la mejor manera y de forma objetiva.

Sin embargo, el partido político hizo caso omiso del aviso, alegando que el Ministerio Público solo se refería a actos electorales y la campaña culminó el día viernes. Ellos vetaron a todos los periodistas del grupo empresarial luego de haber sido presentada una denuncia.

Hubo comunicado que salió a la luz pública en la que mostraba una lista de todos los medios de comunicación que estaban acreditados para seguirlos en las elecciones. Alegó que los que no aparecían era porque las instalaciones no contaban con  el aforo suficiente en sus instalaciones.

Sin embargo, la misma Junta Electoral Central estuvo de acuerdo con la posición de los periodistas afectados, anunciando que el partido no puede discriminar al medio solicitante teniendo en cuenta que los demás colegas si fueron aceptados. Así el grupo cometió una violación de la normativa.

El mismo Vox señaló que se les dieron acreditaciones a más de 80 periodistas de medios nacionales e internacionales y que no se otorgó más por cuestiones de seguridad y posibles actos vandálicos que se podrían llevar a cabo, algo que ya han sufrido en anteriores ocasiones.

Lo más llamativo de todo el caso es que a pesar de la clara violación que hizo el partido no sufrió ninguna sanción, algo que exigía todo el gremio de comunicación, que vieron como se les negó la participación a la noticia a sus colegas. La molestia que esto generó fue significativa.

¿Por qué no lo hicieron?

No se sabe, probablemente le tengan mucho cuidado y respeto al partido de Vox porque sabían que si ganaban se podía meter en problemas después, algo que no debería ser si existiese el estado de derecho.

Sin duda alguna que esto marcó en negro la jornada electoral del viernes y todo el fin de semana, ya que las quejas se hicieron notar desde el primer momento en que se supo el hecho.

Es necesario respetar el trabajo que hacen los periodistas por llevar la información oportuna de lo que está sucediendo a los demás. A los políticos no les conviene cuando lo que se dice son noticias negativas de su gestión, pero tendrán que convivir con esto si quieren permanecer en el poder.