Un hombre de Vigo que murió hace una semana a la edad de 107 años, siempre afirmó que el secreto de su larga vida era beber cuatro botellas de vino tinto al día.

Antonio Docampo García, cuyo sobrino Jerónimo se hizo cargo de la familia del comerciante de vinos, nunca bebió agua. Pero según su hijo Miguel, su padre se tomaba dos botellas de vino o un litro y medio, durante el almuerzo y otras dos con su cena.

Se lo bebía en dos o tres tragos, dice su hijo Miguel

Jerónimo, ahora al frente de los productores de vino de Bodegas Docampo cerca de la ciudad de Vigo y en la región noroccidental de Galicia, dice que su tío solía producir alrededor de 60,000 litros de vino al año o en otras palabras, 4,000 botellas.

Su hijo Miguel nos cuenta que su padre, Don Antonio Docampo García, mantuvo al menos en su casa 3,000 litros o 200 botellas para sí mismo.

Su sobrino también nos comentó en el reportaje que su tío siempre afirmó que ese era su secreto para vivir tantos años. Después de solo tres años más y si hubiera seguido viviendo, Antonio habría sido clasificado como un “súper centenario”, el título dado a las personas que viven hasta los 110 años o más.

Antonio Docampo García dijo que vivio tantos años porque bebia 4 botellas al dia de vino

España tiene uno de los números más altos de súper centenarios y se cree que la cifra de personas de al menos 100 años es de miles en lugar de cientos.

Otros centenarios y súper centenarios de todo el mundo que fueron preguntados sobre el secreto de sus largas vidas han dado motivos variados e improbables, aunque no necesariamente tan drásticos como cuatro botellas de vino tinto al día.

La solterona de toda la vida, la señorita Jessie Gallan de Aberdeen, Escocia, tenía 109 años cuando murió el año pasado y después de su último cumpleaños, afirmó que sus “secretos” eran tejer, evitar a los hombres y comer gachas.

Otro británico muy viajado fue Ethel Lang, quien murió el año pasado a los 114 años, casi nunca había bebido alcohol, nunca había fumado, pero eso sí, bailaba mucho.

Alice Herz-Sommer no esperaba llegar a los 40 años, pero sobrevivió al Holocausto y en realidad tenía 110 años cuando falleció en 2014 y como era de esperar, dijo que “ser positivo” era la clave de una vida larga.

Las mujeres de más de 100 son más comunes que los hombres y la investigación muestra que los centenarios y los súper centenarios tienden a ser bastante saludables; simplemente porque de hecho, si no estuvieran sanos, en primer lugar nunca habrían alcanzado una edad tan alta.