Si por algo se caracteriza la ciudad de Vigo es por estar, dentro de la geografía española, a la vanguardia en lo que a coches autónomos se refiere. De hecho, no hay más que retotraerse al año 2015 para ver cómo por la ciudad gallega ya circulaban coches de la compañía francesa PSA. Pues bien, ahora quieren volver a ser pioneros en esta materia y ya se están preparando los requisitos oportunos para que un total de cuatro vehículos autónomos estén en fase de pruebas.

Estas pruebas que se van a hacer en Vigo forman parte de un proyecto muy concreto de la Comisión Europea y que tiene por nombre Autopilot. Un proyecto que lo que pretende es avanzar en la medida de lo posible en la investigación de este tipo de conducción con el objetivo de recopilar datos y saber cuándo puede ser viable esta alternativa.

Como no podía ser de otro modo, todo este conjunto de pruebas se llevará a cabo en colaboración con la DGT. Y es que van a hacer falta un total de 111 kilómetros así como varias decenas de cámaras de control con el objetivo de que todo esté supervisado de la mejor manera posible.

A partir de esta información se pretende saber qué año puede ser el clave para comenzar a implantar los coches autónomos. Es cierto que para muchas personas todo esto no es otra cosa que ciencia ficción pero en unas dos décadas aproximadamente se quiere que por ejemplo los servicios de taxis sean vehículos autónomos de manera que estos coches puedan ofrecer el mejor servicio posible ya que podrán determinar la ruta y la mejor manera de avanzar a través de la red de carreteras del país de turno. Algo que en no mucho tiempo, además, se pretende rentabilizar a nivel económico.