Tenemos que decir que en verano aumentan los casos en los tribunales de familia por desacuerdos entre ex parejas en solicitudes de pasaporte e inscripciones escolares de sus hijos.

En muchos casos y después de una separación o divorcio entre parejas, los hijos son víctimas de los desacuerdos y conflictos entre los padres. Esta situación induce a que los acuerdos sean definidos a través de los juzgados de familia.

En el primer semestre de 2018, los casos de este tipo en Vigo cada vez son más frecuentes y han crecido en un 50 % más que en el año anterior, principalmente en lo que se refiere a la inscripción del niño en la escuela y la solicitud para la expedición del pasaporte, ya que en estos dos trámites, se exige la autorización de ambos padres.

Esta situación se origina porque alguno de los progenitores no desea o se niega a estampar su firma en dichas solicitudes, por lo tanto, se recurre a un juez para que pueda intervenir en el procedimiento y acuerde una solución.

De acuerdo a la normativa vigente desde el 2014, la solicitud de pasaporte del menor debe ir expresamente autorizada por la madre y el padre, con el fin  de evitar peligros de secuestro de niños, por parte de cualquiera de los progenitores.

En el verano se divorcian más personas en Vigo

Generalmente este problema es más evidente cuando uno de los padres desea salir de vacaciones con su hijo o en el momento de realizar un viaje organizado por la propia escuela. Es entonces, cuando uno de los progenitores se niega a firmar  el consentimiento ante la autoridad correspondiente para permitir la obtención  del pasaporte.

Otro de los casos que más se repite entre los padres para negarse a firmar, es el relacionado con la escolarización, lo cual abunda en períodos de preinscripción, ya sea por motivos de algún desacuerdo entre los padres con la escuela, por la falta de comunicación, o simplemente para castigarse entre uno y otro.

En consecuencia, el Juez debe intervenir y resolver estos conflictos después de analizar objetivamente cada caso, emitiendo una resolución, donde autoriza a alguno de los padres a  efectuar el trámite correspondiente en beneficio del menor.

Producto de la gran demanda de casos ante los tribunales, el volumen de trabajo en las tres salas de Familia es cada vez más crítica.

En total, para el primer semestre de 2018 se presentaron casi 1460 casos, de los cuales 341 se referían a divorcios y separaciones y 116 casos de uniones de hecho, denominados more uxorio, que concurren en los juzgados para precisar la custodia y regular el régimen de visitas y de pensión alimentaria de los hijos.

Adicionalmente se contabilizaron 296 casos de reclusión en centros psiquiátricos, 120 de entradas de ancianos en asilos y 122 relacionadas con incapacidades.