La organización política UPN quien ha pactado con el PP y Ciudadanos en los recientes sufragios, propuso a Pedro Sánchez una posibilidad para facilitar su investidura. Como se sabe, UPN cuenta en el Congreso con dos escaños y está listo para abrirle paso a Sánchez a la Presidencia, si garantiza la designación de Javier Esparza al Ejecutivo foral.

Según Esparza, la finalidad del partido Unión del Pueblo Navarro es que ni España ni Navarra estén en manos de los independentistas. Por ello, solicita igualmente al líder del PSOE que no sostenga por ningún concepto con los secesionistas catalanes convenios.

De esta manera Pedro Sánchez pondría freno a los tratos que mantiene Geroa Bai  con el PSN y decidirá que con la abstención de los socialistas navarros apoyen un Gobierno de Navarra Suma (Cs, UPN y PP); Esparza respondería en el Congreso con la misma carta, hecho que sería decisivo para que el socialista conserve su sillón en La Moncloa.

Pedro Sánchez sumaría a su favor 173 votos (PNV, PRC, PSOE, Unidas Podemos y Compromís),  faltando tres para la mayoría absoluta. Los tres parlamentarios suspendidos no cederían su acta a un suplente, razón por la cual se necesitarían los dos votos de UPN para favorecer o no a la investidura.

En el marco de la consulta, Esparza se reunió con el rey Felipe VI quien deberá presentar un aspirante a la Presidencia, para aprovechar y proponer su oferta. Una vez que informó su plan al Soberano  hizo lo propio ante el Congreso y la prensa. Aseguró que defienden a una Navarra que sea leal al plan original que es España. La coalición se debe a que hay que enfrentar al independentismo y nacionalismo separatista; pues consideran nocivo tanto para España como Navarra someterse al independentismo catalán o vasco.

Ellos no tienen por qué disponer sobre el futuro de los españoles

La formación Coalición Canaria (CC), negó el apoyo a la investidura de Sánchez si éste consiente establecer una alianza con Unidas Podemos.  La portavoz de CC en el Congreso Ana Oramas, fue enfática al expresar que su fracción no consentirá el acuerdo. Estarían dispuestos a apoyar a Sánchez si organiza su Gobierno con la minoría. Con esta negativa despojaría a Sánchez los 42 escaños de Unidas Podemos.

El CC cuestiona que no se puede apadrinar a un Gobierno que pacta con los que escudan las políticas que se llevan en Venezuela conduciéndola a la situación que vive hoy. Los canarios están unidos al pueblo venezolano. No comparten con Podemos el modelo de sociedad, la política financiera ni económica. Desde que la diputada Victoria Rosell defendiera la tesis de acabar con la Coalición Canaria, el rechazo hacia la formación morada es mayor.