Más de 200 inmigrantes han llegado a la costa española en las últimas horas en una ola de barcos que podría intensificarse en los próximos días.

La mayor parte de los desembarques se realizaron en la Región de Murcia, donde se rescataron 120 personas, entre ellas al menos 26 mineros y en diferentes puntos de la costa. En particular, siete embarcaciones se ubicaron el viernes en la zona de Cabo de Palos, con un total de 81 inmigrantes.

Además, el sábado por la mañana, otros dos barcos con 19 personas desembarcaron en Cartagena, así que se tuvo que contar con la participación de voluntarios del equipo de respuesta de emergencia de la Cruz Roja. El sábado por la tarde, el Sistema Integrado de Monitoreo Externo (EMS) informó del rescate de otro buque, con 21 tripulantes, navegando a unas 60 millas del Cabo de Palos.

Se han detectado otros cinco buques en las inmediaciones, aunque aún no se conoce el número de tripulantes que viajan. El buque de rescate marítimo “Mimosa” y un barco patrullero de la Guardia Civil se encuentran actualmente a bordo de los tres barcos y rescatan inmigrantes.

Inmigrantes recogidos por la ONG española Proactiva Open Arms tras zarpar de la costa libia

Es la ola de embarcaciones más grande que ha llegado a la costa de Murcia en los últimos años y es que sólo en la última semana, unos 250 inmigrantes irregulares rescatados cerca de la costa llegaron a la zona de Murcia y los inmigrantes fueron trasladados al hacinado Centro de Internamiento de Extranjeros (IEC) y al albergue de la Fundación Cepaim de Torre Pacheco, que está equipado para este fin.

La situación ha estado sucediendo durante 15 años“, dijo la activista Helena Maleno, especialista en migración e investigadora de la ONG Caminando Fronteras, quien explicó que hay muchas razones para cambiar los patrones migratorios, según Cristina G. Lucio. Por un lado, dijo que los inmigrantes subsaharianos que esperan la oportunidad de cruzar Europa en países como Argelia sufren deportaciones colectivas a Níger y Malí. Pero, además, “la realidad es que hay muchos marroquíes que salen de su país en barco, tanto por la represión que se está produciendo en la región del Rif como por el empobrecimiento de las clases populares”.

Maleno dijo que Argelia, donde los grupos bereberes reclaman derechos fundamentales, también está experimentando importantes desviaciones. “A menudo se cita el buen tiempo como la razón del aumento de los flujos, pero las razones son más complejas”, dijo, así que podemos ver que Murcia no es la única ciudad con una gran afluencia de inmigrantes ilegales.

Los salvadores marítimos que no son más que una agencia del Ministerio de Obras Públicas, trasladaron a 72 inmigrantes al puerto de Barbate (Cádiz) y desde dos embarcaciones rescatadas el viernes por la tarde en las aguas del Estrecho de Gibraltar.