La ansiedad es una de las enfermedades más comunes en la sociedad moderna. Son muchos los aspectos que interfieren de manera activa en su aparición, no obstante, en la mayoría de los casos su aparición está muy relacionada con la presión y el estrés cotidiano. 

Con el objetivo de entender el concepto, es importante conocer que la ansiedad es un mecanismo adaptativo natural que permite a todas las personas sentirse aletera ante una serie de sucesos comprometidos. En la mayoría de los casos, este tipo de sucesos está especialmente relacionado con las situaciones peligrosas y es uno de los principales factores que ayuda a todas las personas a mantenerse concentrados, al mismo tiempo que se afrontan una serie de retos que se tienen por delante.

No obstante, y pese a que en un primer momento la ansiedad puede presentarse como un trastorno positivo. La realidad es que el problema llega cuando este tipo de sentimientos es desproporcionado con la situación a la que conviene enfrentarse. Y es en este momento cuando es habitual que el sujeto sienta una sensación de parálisis y un sentimiento de indefensión. Este el punto en el que comienzan a aparecer las primeras consecuencias. Y, para identificarlas cuanto antes, en el test de ansiedad se encuentra uno de los principales apoyos en los que conviene apoyarse. 

Impacto social

Según los estudios realizados por los diferentes expertos del campo, se estima que los trastornos de ansiedad afectan a entre un 15 y un 20% de la población. Es considerada la enfermedad psiquiátrica más frecuente, impactando de manera directa en un 7% de las mujeres y en un 4% de los hombres. Además, en lo relacionado con las fobias sociales se estima que se hallan en un 13% de la población. 

Es importante tener en cuenta que pese a que la ansiedad y el trastorno de pánico suele confundirse con relativa frecuencia, la realidad es que no obedecen a las mismas consecuencias. La ansiedad generalizada se da en un porcentaje no superior al 5%, y es el tipo de ansiedad más habitual que suelen experimentar todas las personas. Por contra, en lo relacionado con los trastornos de pánico, el impacto suele ser bastante inferior, como consecuencia de que únicamente suele diagnosticarse a menos de un 1% de la población. En este sentido, sí que es importante conocer que las mujeres suelen ser bastante más propensas que los hombres. 

Por último, el tipo de ansiedad más conocida como el estrés post-traumático afecta a menos de un 1% de la población en algún momento de sus vidas. En el caso de las personas con mayor riesgo, suelen ser todas aquellas que se han tenido que enfrentar a determinadas situaciones de riesgo que no suelen aparecer en contextos habituales. 

Sus principales causas

Las causas que facilitan la aparición de los trastornos de ansiedad no están definidas por la comunidad médica en su gran mayoría, debido a la amplia dispersión con la que cuentan. No obstante, es importante tener en cuenta que en la mayoría de los casos obedecen a una serie de factores que sí que han podido ser identificados con anterioridad. 

El primero de ellos es el factor genético. En la mayoría de los casos, los hijos que tienen padres que han sufrido trastornos de ansiedad sí que son más propensos a sufrir este tipo de procesos. No obstante, en la mayoría de los casos, todavía no se ha establecido una relación directa a nivel genético de este tipo de relaciones, puesto que es algo que la comunidad médica todavía se encuentra en fase de estudio. No obstante, cada vez son más los casos en los que se puede identificar una relación entre las personas de una misma familia que han sufrido de este tipo de enfermedades. 

El segundo factor obedece a una serie de causas circunstanciales. En este tipo de momentos, los hechos traumáticos como son un accidente de tráfico o la muerte de un ser querido en un determinado contexto puede ser uno de los motivos principales para que comiencen a aparecer este tipo de enfermedades. El sentimiento de ansiedad en estos casos suele obedecer a una pauta temporal. Una vez ha transcurrido un tiempo desde su aparición, es bastante habitual que las personas comiencen a dejar de lado este tipo de comportamientos. 

Por último, también ha ganado un especial protagonismo en los últimos años la aparición de ansiedad como consecuencia del consumo de drogas. Debido a los importantes problemas que suelen acarrear para la salud, este tipo de sustancias suele ser uno de los factores más determinantes a la hora de que comiencen a aparecer este tipo de patologías.

Como se puede comprobar, la ansiedad es una de las enfermedades más comunes que se pueden encontrar en la sociedad moderna. Ante los primeros síntomas que puedan ir surgiendo, es especialmente importante confiar en la comunidad médica, con el objetivo de lograr encontrar una solución personalizada para cada caso en concreto.