A muchas personas les cuesta bastante bajar de peso. Tanto es así que para ello necesitan recurrir no solo a dietas nutricionales específicas, sino también a algún complemento natural. Unos productos que en los últimos años han creado tendencia y que se pueden adquirir en la mayoría de tiendas de nutrición especializadas.

Tal vez uno de los productos más conocidos en este sentido sean los batidos sustitutivos de comidas. Muchos de estos los podemos encontrar en el sitio web http://naturmeal.es/batidos-sustitutivos-comida-para-adelgazar/, unos batidos que pueden ser la solución en materia de adelgazamiento para muchas personas. No obstante, no son solo la única alternativa.

El té rojo

Otro de los productos que más repercusión está teniendo en las dietas de adelgazamiento es el té rojo. Se trata de un tipo de té muy especial y diferente a los demás no solo por su color, sino también por tratarse de un té fermentado. Esto último quiere decir que estamos frente a un té que sufre una fermentación microbiana y oxidación de sus hojas.

Esta fermentación microbiana que sufren las hojas durante la elaboración es la que da lugar al color, el sabor y los principales beneficios para la salud del té rojo. En el proceso de fermentación de este té lo que se produce en realidad es una modificación de los compuestos convirtiéndose en otros.

No en vano, el té rojo tiene un sabor terroso muy distinto al de cualquier otro té en el mundo. Es fácilmente asimilable y agradable y se suele preparar de una forma muy similar al café. Hasta el punto de que hay quienes toman té rojo como una bebida sustitutiva del propio café por su carácter cargado.

Principales beneficios del té rojo

Uno de los principales beneficios del té rojo, como ya comentamos anteriormente, es que resulta muy útil para aquellas personas que deseen adelgazar y hagan una dieta para perder peso. El té rojo es una de las bebidas que más logran aumentar el metabolismo de las grasas, condición sine quae non para lograr una reducción de peso en el organismo.

Pero, a su vez, este tipo de té ofrece otra serie de beneficios que debemos tener muy en cuenta:

  • Mejora las digestiones y depura el organismo
  • Ayuda a combatir los daños de los radicales libres
  • Cuida de nuestro intestino, hígado y riñones
  • Estimula las funciones cognitivas
  • Combate la retención de líquidos
  • Está indicado para tratar los casos de gota o ácido úrico alto
  • Reduce los niveles de colesterol y disminuye la tensión arterial
  • Mejora el estado de ánimo y estimula el rendimiento intelectual
  • Inhibe la liberación de histamina
  • Refuerza el sistema inmunológico
  • Mejora la resistencia de los deportistas
  • Ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares
  • Combate las infecciones urinarias

El té rojo para adelgazar

De todos los beneficios anteriormente mencionados, el más conocido y extendido en el té rojo tiene que ver con sus efectos positivos en las dietas de adelgazamiento. Su utilización en este tipo de dietas se debe principalmente al hecho de contener catequinas. Estas últimas son principios polifenoles que ayudan a activar el metabolismo del cuerpo y aumentan la quema de grasas.

El efecto quema grasas de las catequinas ayuda por tanto a eliminar el exceso de grasa, resultando también ideal para proteger el hígado, siempre y cuando tomemos las dosis adecuadas de té rojo. Precisamente, el abuso de preparaciones muy concentradas o repetitivas de té rojo ha dado lugar en muchos casos a irritaciones en el aparato digestivo y palpitaciones cardíacas.

Al mismo tiempo, las catequinas del té rojo poseen propiedades antioxidantes que aportan beneficios para la salud cardiovascular al proteger la oxidación de las grasas. En este sentido, son las encargadas de ayudar a reducir el colesterol y los triglicéridos del organismo.

Cómo tomar el té rojo

En las dietas de adelgazamiento, el té rojo se puede tomar tanto frío como caliente. La única condición es que si se bebe frío, debemos añadir el doble de cantidad de té en la infusión y servirla en un vaso con hielos.

La preparación de este tipo de té es muy sencilla. Tan solo tenemos que infusionar a 90 grados centígrados una pequeña cucharada de hojas de té rojo, sin dejar que llegue a ebullición. Por último, se tapa y se deja reposar durante unos 3 minutos aproximadamente.

La mayoría de las personas prefieren tomar este té después de comer o a media tarde. Una bebida digestiva y ligeramente estimulante que presenta un sutil aroma ahumado y un sabor terroso muy intenso y característico.

En definitiva, el té rojo es uno de los productos ideales para incluir en cualquier dieta de adelgazamiento. Sin embargo, como acabamos de ver, sus beneficios para la salud no solo se quedan en la reducción de peso. Una bebida, por tanto, que habrá que tener muy en cuenta en nuestra nutrición.