Después de sobrellevar un cáncer de mama los efectos secundarios de los tratamientos químicos y la cirugía son difíciles. Uno de estos es denominado linfedema, frecuentemente ocurre en mujeres sometidas a vaciado ganglionar en el brazo. Pero no todo es malo.

Existen ejercicios que pudieran mejorarlo

Entre ellos practicar el Remo. Para las damas que superaron el cáncer o están en proceso; es efectivo. Esta disciplina se originó en China y se hace en embarcaciones conocidas como dragon boats. El esfuerzo que las mujeres imprimen parece reactivar y ejercitar la musculatura aquejada por el vaciado ganglionar de axila y la mastectomía.

Recientemente se sumó a este movimiento el Club Triana de Sevilla

A nivel internacional se llama BCS (Breast Cancer Survivals) y apenas lleva pocos meses entrenando y próximamente participará en el XVIII Campeonato Europeo de Dragon Boat que se celebrará del 25 al 28 de julio en la capital andaluza.

 Su guía es Ángeles del Valle, quien manifestó que su hermana conoció a unos equipos de BCS durante una participación en el país asiático y fue quien les animó a formar el conjunto que entrena en las aguas de la dársena del Guadalquivir.

La marcha nórdica y la natación también están indicadas, pero el Dragon boat exige un movimiento intenso, eficaz. Además, el trabajo en equipo mejora las secuelas psicológicas y el semblante físico. Inclusive, «se reactiva la musculatura, repone el calcio en los huesos, generamos serotonina que nos mantiene alejadas de la depresión”, esto lo explica la asesora médica Mercedes Pérez Pichardo.

Anteriormente los galenos no aconsejaban realizar esfuerzo físico a personas radiadas. Sin embargo y después de Abreast in a boat efectuada en el 2000 en Canadá fue descartado; pues comprobaron que el ejercicio mejora su bienestar general.

La práctica de dragon boat se ha extendido por el mundo

A España llegó en 2016 y entre las supervivientes de cáncer de mama ya son 11.000 y cerca de 500 equipos. Asimismo hay mujeres mayores de 50 años y los remeros del paradragón, modalidad para personas con discapacidad. Un grupo de atletas con ganas de vivir sin complejos.

Algunos testimonios como estos los confirman

Una joven que desde los 11 años le fue amputada una pierna por osteosarcoma narra que “el remo la hace sentir más fuerte y hoy está feliz de formar parte del equipo”.

A otra señora miembro de las BCS que le extirparon las mamas y  los ovarios cuenta que “Dentro del barco al ritmo del tambor, la mente está en otra parte. «Ya no somos enfermas, somos deportistas».

Según la Asociación Española contra el Cáncer (Aecc), la supervivencia de las pacientes mejoró en las últimas dos décadas, representando hoy el 82,8%; el mejor indicador con respecto a los efectos del cáncer.