microcreditos

En los últimos años hemos asistido a numerosos cambios en nuestra forma de vida. Sin darnos cuenta y tras la llegada de la crisis, no solo hemos sufrido un aluvión de deudas, sino que la tecnología crecía al mismo ritmo que la crisis.

En estos años la crisis ha hecho estragos en nuestra sociedad, y al que más o al que menos le han afectado los cambios económicos. Hipotecas, despidos, y una cifra elevada de paro y como única solución escuchábamos aquello de que vivimos por encima de nuestras posibilidades y lejos de ayudarnos, los bancos endurecían sus condiciones para concedernos préstamos.

Menos mal que en parte es cierto que cuando se cierra una puerta otra se abre, y la tecnología ha crecido y se ha instaurado para solucionar ciertos problemas, siendo uno de ellos, el de los préstamos personales. Hoy en día existen numerosas entidades financieras que se ubican en Internet y ofrecen créditos rápidos para situaciones urgentes.

Son páginas a las que podemos acceder fácilmente y nos ofrecen soluciones para imprevistos. Los podemos pedir para varias ocasiones, desde esa reforma que queremos hacer en casa, hasta para pagar el aparato dental de nuestro hijo. Los imprevistos son los principales objetivos de los microcréditos, y es que, un electrodoméstico que hay que cambiar o una pieza del coche que no funciona, pueden convertirse en un verdadero caos si no disponemos de liquidez.

Hoy en día este tipo de préstamos está muy de moda y es que sus ventajas no pasan desapercibidas para nadie. Por eso, en una situación en la que la falta de liquidez sea un problema, acudir a estas entidades se presenta como una solución idónea.

Las ventajas de los créditos online

Una de los principales atractivos de este tipo de préstamos lo encontramos en la falta de requisitos que nos solicitan para concederlos, y es que cualquiera puede optar a este tipo de préstamos. Parados, jóvenes, incluso si constas en alguna lista de morosos como el ASNEF, en estos créditos tienes la solución a tus problemas.

No hace falta presentar ninguna nómina ni otro tipo de aval, y tampoco será un impedimento la edad. En los bancos lo habitual es que se fije un límite de edad para poder optar a un préstamo, por lo que los jubilados quedaban fuera de esta ecuación. Hoy en día, sea cual sea la edad del solicitante, cualquiera puede optar a un dinero rápido que precise para solucionar cualquier tipo de situación.

Otro de los puntos fuertes de los créditos online radica en la ausencia de papeleo. Normalmente asociamos pedir un préstamos con una montaña de papeles y un montón de tiempo dedicado a rebuscar entre todo los requisitos. Con este tipo de préstamos te podrás olvidar de la montaña de papeles y el lío de saber qué necesitas o solicitar los documentos necesarios.

Entre las principales características de estos préstamos encontramos, precisamente, la rapidez con la que son concedidos. En ocasiones necesitamos de un dinero urgente, que no puede demorarse por las circunstancias del momento. Con estos préstamos podremos encontrar la solución perfecta a una situación urgente.

En definitiva se trata de un servicio rápido y fácil, que puedes hacer desde el sofá de tu casa y rellenando un simple cuestionario, por lo que no necesitarás grandes conocimientos de informática. Además, nadie te pedirá ninguna explicación acerca de para qué quieres el préstamo y tú mismo podrás fijar el plazo que desees para devolverlo. En los préstamos online encontrarás un servicio cómodo para quitarte los dolores de cabeza que producen los problemas económicos.

Cosas a tener en cuenta antes de solicitar un préstamo online

A pesar de tratarse de un servicio fácil de solicitar, debemos tener en cuenta una serie de cuestiones cuando vayamos a pedir un crédito de estas características. Una de las cuestiones fundamentales es que no puedes pedir grandes cantidades de dinero, siendo la cantidad máxima normalmente de 3.000 euros.

En primer lugar es importante que tengamos en cuenta que vamos a poder devolver el dinero. Te aconsejamos que no solicites un dinero de estas características para saldar otra deuda, ya que, de lo contrario podrías verte envuelto en una espiral de la que resultará difícil salir.

También es importante saber que realmente necesitas el dinero. No está mal darse un capricho de vez en cuando, pero si recurres normalmente a solicitar créditos para situaciones innecesarias, puede que los intereses acaben jugando una mala pasada a tu economía.

Por último te recomendamos que fijes el menor plazo posible para devolver el dinero. Ten en cuenta que cuanto antes lo devuelvas, menos intereses pagarás y más podrás amortizar este préstamo. Si tardas mucho en devolverlo, los intereses podrían crecer de tal manera que desearías no haberlo solicitado nunca.