Desde 1993, se ha fraguado los trabajos de recuperación de la fachada del emblemático edificio Rivas, construido por el arquitecto Francisco Castro Represas, ubicado en la esquina de colón con Marqués de Valladares en Vigo.

El propietario del edificio, el grupo Inveravante, tiene proyectado su uso exclusivo para el establecimiento de locales comerciales y viviendas residenciales, que conjuntamente con la construcción de otro edificio justo al lado, formarán una extensa  infraestructura de 37 inmuebles.

La empresa de arquitectura Irisarri y Piñera, serán los encargados de ejecutar la reforma arqueológica y estiman que después de terminar las obras en el Solar del Marqués, comenzarán con los trabajos a finales del presente año, con miras a culminar definitivamente a mediados de 2020.

Igualmente, tienen previsto construir paralelamente la otra edificación, para que estén listas al mismo tiempo.

La nueva edificación será similar, estará distribuida en cinco pisos y una planta baja, tendrá un aparcamiento con una capacidad hasta de 70 vehículos, distribuidos en dos niveles subterráneos. De igual forma, contará un área verde para el esparcimiento de los moradores, con una extensión de más de 200 metros cuadrados.

Restos arqueológicos de la cultura romana aparecen en excavaciones de la obra de Serafín Avendaño

El edificio situado en todo el centro de la ciudad, lleva muchos años sin ejecutarle ningún tipo de mantenimiento ni mejora, estropeándose cada día más.

Hace aproximadamente cuatro años, la asociación de carácter cultural sin fines de lucro “Amigos de los Pazos”, presentó una solicitud ante el pleno municipal, para los propios habitantes de cada uno de los apartamentos del edificio, tomaran acciones que contribuyeran a la interrupción del notable deterioro en que ha estado sumida tan  importante obra patrimonial.

El estudio de arquitectura tiene planificado dentro de la recuperación de la infraestructura restituir el aspecto original honorable, eliminando diversos complementos que fueron agregados a lo largo del tiempo desde la década de 1930.

El equipo de expertos en arquitectura, cumplirá con restablecer la misma fachada externa original, que fue modificada a través de los años en la que incorporó un banco en la entrada de la planta baja, cambiaron el diseño de agujeros de los muros y agregaron un tipo de pedrusco que no poseía. La idea es recuperarlo originalmente, respetando su construcción inicial y auténtica.

El edificio Ribas y el terreno aledaño en la esquina de Colón, representan dos de las construcciones más simbólicas del grupo de Jove en Vigo. La empresa también dispone de la propiedad del hotel Samil, La Artística y Cordelerías del Mar. Así mismo, es la única sociedad que se distinguió por preferir la reconstrucción del hotel, con una inversión que supera los 21 millones de euros.