El grupo militante vasco ETA, que asesinó a más de 800 personas, ofreció este viernes una disculpa sin precedentes por el dolor causado a las víctimas y sus familiares, durante más de cuatro décadas de campaña armada por la independencia de España y Francia y se comprometió a no volver a la violencia, lo cual supone un último gesto antes del anuncio de la disolución unilateral y definitiva.

El presidente del Gobierno regional del País Vasco, Íñigo Urkullu, ha pronunciado un discurso durante una ceremonia de colocación de cimientos en el Parque Científico y Tecnológico de Bizkaia y pidió a la banda  ETA, mostrar el mismo miramiento para todas las víctimas y que en el anuncio final de su disolución, no haga distinciones entre las víctimas, tal como lo ha hecho en el comunicado publicado este viernes.

En una breve nota, el Gobierno español consideró que la disculpa se había retrasado y la aclamó como una prueba más de que ETA ha sido derrotada con las armas de la democracia y la fuerza del estado de derecho.

Desde la izquierda abertzale, el coordinador de EH Bildu, Arnaldo Otegi, aseguró que la declaración es “un hecho histórico sin precedentes” e interpela a todos a asumir “las propias responsabilidades”.

ETA pide perdón, las reacciones al comunicado de la banda terrorista

Para Otegi, la autocrítica que se desprende de la carta de ETA, se hace “en un escenario de deriva autoritaria y descentralizadora” del Gobierno del PP, igualmente recordó que hay un largo camino por recorrer para conseguir la paz definitiva.

El ex lehendakari vasco, Patxi López, aceptó el comunicado, no obstante pide a la izquierda abertzale, que también asuma su responsabilidad por haberles dado cobertura.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, afirmó a través de su Twitter, que el comunicado de ETA es un gran paso para la paz decisiva, donde ha reconocido el terrible daño y dolor causado.

La presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo María del Mar Blanco, hermana del concejal asesinado por ETA, Miguel Ángel Blanco, ha asegurado que la declaración divulgada por el grupo terrorista es producto de su derrota y que no le interesa ese perdón, en vista de no diferenciar entre las víctimas que “se merecían la bomba” y las que no, además dicho gesto debe venir acompañado de colaboración con la Justicia.

Por otro lado, los obispos vascos mediante un comunicado firmado por el arzobispo de Pamplona y los obispos de Bilbao, San Sebastián, Vitoria y Bayona, pidieron perdón por sus complicidades que haya podido tener la Iglesia con el terrorismo de ETA. También han admitido que es hora de dar pasos y atender las demandas de los familiares de los presos, como el acercamiento y la reconciliación.