En la vida de prácticamente todo vigués tarde o temprano se produce un momento de suma importancia que se resume en tener que cambiar de casa. ¿Se ha quedado pequeña? ¿Los vecinos no permiten conciliar el sueño por las noches? Indistintamente del motivo, la ilusión es máxima a la hora de acceder a la nueva vivienda tanto si se ha alquilado como si la situación económica ha permitido adquirirla en propiedad.

Aunque por desgracia, no todo es positivo para muchas personas. A nivel global, se calcula que 8 de cada 10 españoles lidian con una sensación de estrés al llevar a cabo la mudanza. Así lo recogen los datos de negocios especializados en el sector como Anyvan, una empresa de mudanzas.

No se trata de algo baladí. Y es que según los psicólogos, en pleno 2020 el estrés es un mal endémico que afecta a gran parte de la sociedad. Ello no solo es palpable psicológicamente con una mayor tristeza y otras consecuencias bastante negativas, sino también en términos físicos.

El cansancio paulatinamente se va apoderando del susodicho, impidiéndole hacer gala de un buen nivel de productividad en el ambiente profesional, personal, etcétera. Por ende, es conveniente evitar cualquier tipo de situación que esté habitualmente asociada al estrés.

Sin ningún tipo de duda las mudanzas son unas de ellas. Sorprende teniendo en cuenta que en la práctica totalidad de casos suelen finalizar de manera más que positiva, llenando de ilusión a propietarios e inquilinos tras ver que todo ha salido bien. Pero un 80% de las personas tienen que hacer frente a los pensamientos estresantes del principio. 

Exactamente, ¿qué lo provoca? En Uvigo hemos hecho un repaso de aquello relacionado con una mudanza que puede dar pie al surgimiento de una mayor o menor sensación de estrés. Como sabemos lo importante que es impedir que se apodere de la persona en cuestión, también describiremos ciertas claves que resultan de gran ayuda en este sentido.

Demasiados objetos

“¿Cómo lo haremos para que quepa todo en la nueva casa?”. Esta pregunta es muy habitual entre los vigueses y españoles en general que recientemente dan comienzo a la planificación de una mudanza.

Basta con mirar alrededor para darse cuenta de que la cifra de objetos acumulados en el domicilio actual es elevada. Poco a poco el estrés se adueña de los usuarios, ¡pero no dejes que te pase! En primer lugar, destina el tiempo necesario a hacer inventario.

¿A qué nos referimos? Simplemente tienes que dedicar unos minutos u horas a la elaboración de una lista, a poder ser dividida en dos tablas. En la de la izquierda coloca los enseres que por unos u otros motivos necesitarás en aquella vivienda que tanta ilusión despierta en ti.

Por supuesto, la tabla de la derecha estará destinada a los diversos elementos que no aportarían nada en absoluto en tu nueva aventura hogareña. ¿Una bicicleta que ya no utilizas? ¿Ropa que llevas tiempo sin ponerte? No importa el tamaño que ocupen: todo va sumando, por lo que acarrea mayores quebraderos de cabeza a la hora de hacer la mudanza. Así que deshazte de cualquier ente prescindible a través de un práctico inventario.

Muchos viajes arriba y abajo

Si ver tantos objetos con los que tratar suele ser motivo de estrés, no se queda atrás el hecho de tener que enfrentarse a una gran cantidad de viajes para aquí y para allá con tal de llevar los enseres al nuevo hogar.

Algunos propietarios e inquilinos tienen la suerte de que ambas viviendas se encuentran a muy poca distancia, pero no suele ser habitual. Incluso en este positivo caso, acaba produciendo nerviosismo tanto viaje, con el riesgo que hay de que algo termine rompiéndose por el camino precisamente debido a no tomárselo todo con la tranquilidad y el positivismo que merece toda mudanza.

Ten en cuenta que en muchas comunidades está prohibido hacer uso del ascensor a modo de montacargas, lo cual es comprensible al valorar que las poleas van resintiéndose con el paso del tiempo.

Es por todo ello que en la medida de lo posible, desde Uvigo, siempre aconsejamos a nuestros lectores optar por la contratación de un servicio especializado. Para que la elección sea excelente conviene aplicar diversas claves.

La primera de ellas se resume en optar por una empresa que tenga una dilatada trayectoria a sus espaldas, asegurándote de que la profesionalidad de todos sus empleados es máxima. Por otra parte, la puntualidad es otro aspecto en el que debes fijarte, consultando para tal fin las opiniones objetivas y detalladas que acostumbran a poder leerse en Internet.

Tras dejar tu mudanza en manos de expertos no tardarás en notar una mayor tranquilidad, sabiendo que la tarea culminará a la perfección. Los preparativos previos y el procedimiento en sí irán transcurriendo prácticamente sin que te des cuenta.