El juez Llarena informó este viernes sobre el auto de procesamiento a Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y a Joaquim Forn por los delitos de rebelión y malversación debido a la presunta participación en el proceso catalán, en total 25 de los 28 investigados fueron los procesados por estos delitos más el de desobediencia.

Los tres habían sido advertidos de lo que podía suceder ante la posibilidad de que se generaran episodios de violencia, tras haberse reunido con los Mossos justo tres días antes del 1-O, sin embargo, mantuvieron en pie su objetivo.

Llarena dio a conocer a los procesados por rebelión además de Puigdemont, Junqueras y Forn, siendo estos sus seis ex consejeros: Josep Rull, Antoni Comín, Jordi Turrull, Clara Ponsati, Dolors Bassa y Raül Romeva.

Vale recordar que a estos se les añadió el delito de malversación; Carme Forcadell, Marta Rovira, Jordi Cuixart y Jordi Sánchez. Se conoció que Rovira se sumó a los huidos este viernes.

De los seis ex consejeros procesados, dos están huidos de la justicia española por lo que las órdenes de detención serán dictadas por Llarena.

Lluis Ginó, Anna Isabel Simó, Joan Josep Nuet, Lluis María Corominas y Ramona Barrufet son los cinco diputados del Parlament que hicieron caso omiso a las órdenes del TC que ahora son procesados por desobediencia y por este mismo delito más el de malversación el juez procesa a Santiago Vila, Meritxell Borrás, Carles Mundó, Lluis Puig y Meritxel Serret, estos dos últimos también están prófugos de la justicia.

El juez procesa por rebelión a Puigdemont y otros 12 líderes independentistas

Por desobediencia se suman a la lista de procesados Mireia Boya y Anna Gabriel, quien hace rato que sabía que iba a ser encarcelada y se fue fuera del país.

En el auto el juez Llarena explica ampliamente que para llegar a el procesamiento se investigó profundamente la participación conjunta de las entidades soberanistas y de los partidos políticos para declarar la independencia Catalana, un objetivo que estaba ya pre definido y que estaban dispuestos a lograr a toda costa.

La determinación de hacerlo tuvo su punto de partida en el acuerdo para la transición en Cataluña suscrito por Mas y Oriol Junqueras en diciembre del 2012, después hace mención del Libro Blanco de la Transición que presento el mismo Arturo Mas en el 2014 y en marzo del 2015 las actuaciones ilegales en pro de las pretensiones independentistas se propagó hacia Ómnium, la AMI y la ANC.

La fianza de responsabilidad civil dictaminada por el juez Llarena asciende a los 2,1 millones de euros de los que 1,6 millones se utilizaron para pagar los gastos del referéndum según se desprende de la investigación. La misma ha sido impuesta a Carles Puigdemont y a los 14 ex concellers procesados quienes deben pagarla entre todos.