En las elecciones del domingo pasado Abel Caballero logró el 68% de los sufragios, el socialista ratificó su poderío político hasta entre los simpatizantes del PP.

En la ciudad de Vigo fueron consultadas previa a la consulta electoral, algunas personas que decidieron mantenerse en el anonimato, y coincidieron en que escogerían a Caballero a pesar de ser bastante populista pues como alcalde había trabajado por transformar a la localidad.

Entre los entrevistados una pareja de jubilados que dicen ser progresistas, manifiestan que Caballero hace su labor social. Vende a la ciudad y a sí mismo con su política. De hecho, consideran que la grabación donde la urbe se vistió con luces de navidad surtió efecto y arrojó sus ganancias. Además el regidor ganó 20 de las 27 sillas de la junta y el PP sólo cuatro concejalías.  

En la plaza de Compostela de Vigo, otro elector que dijo ser empresario y trabajar cuando gobernaba Manuel Fraga en la Xunta del PP, dijo que votaría por dos candidatos totalmente incompatibles:

Alberto Núñez Feijóo para las autonómicas y por Caballero en las municipales, a quien le reconoce que tiene la ciudad con deuda cero, la conserva muy limpia y busca por todas partes atraer las inversiones. Agregó que no escogió a Pablo Casado de Ciudadanos porque este le desespera.

Su experiencia como buen elector conservador le permitió expresar también,  que con el triunfo de Pedro Sánchez, Caballero tendrá un amplio poder.

Con la designación de David Regades el año anterior como líder del Consorcio de la Zona Franca de Vigo, se sabe que este organismo estatal administra un sustancioso presupuesto, además opera como una dependencia de desarrollo económico, y Carmen Silva que desde el 2015 es presidenta de la Diputación de Pontevedra, es muy beneficioso para las actividades económicas y comerciales de Vigo, ya que en los próximos 4 años la ciudad ganará inversiones que ayudarán en el sostenimiento y progreso de una región tan pujante.

Una señora que lo acompañaba y dijo ser la madre del elector, apoyó las declaraciones de su hijo y recordó a Francisco Vázquez, un fiel regidor gallego del PSOE a quien incluso comparó con Abel Caballero. Afirmó que este ama a su ciudad y él es feliz trabajando por su bienestar. Es la razón por la que los vigueses se sienten satisfechos con Caballero y ha obtenido un porcentaje de votos considerable.

Definitivamente el lema de la ciudad de Vigo al igual que en A Coruña, ha sido nombrar a Feijóo y Caballero como sus fieles representantes. Todo lo anterior nos lleva a concluir que para los votantes afines al PP en esta metrópoli su preferencia se inclinó hacia el aspirante del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).