La Guardia Civil ha logrado apresar a un presunto violador que operaba en la localidad de Pontevedra y cuyos delitos ha cometido entre el 2016 y el 2017.

El organismo Policial determino mediante su proceso de investigación que el presunto violador ha protagonizado como mínimo tres violaciones y posiblemente esté incurso en otro tipo de delitos, al parecer el individuo actuaba de forma bastante agresiva con sus víctimas, por ahora se encuentra bajo la custodia de la Guardia Civil.

El individuo fue enviado a la prisión de A Lama por el dictamen de la Juez de Instrucción número 2, sin derecho a salir bajo fianza, tras haber comparecido en el juzgado en dos oportunidades el pasado miércoles debido a que pesan sobre el tres  acusaciones de agresión sexual.

Sus víctimas, un total de tres mujeres, entre ellas una de la tercera edad con 75 años, sufrieron las agresiones de este vecino de 40 años identificado como J.L.G.M, quien no solo las violó, sino que según los testimonios recopilados por la Guardia Civil, dan cuenta del trato cruel, inhumano y humillante que dio a las tres mujeres causándoles mucho más que daños físicos.

Presunto violador de Pontevedra fue apresado, se le acusa de al menos tres violaciones

El maltrato que J.L.G.M dio a las tres mujeres alcanzó tales niveles de bajeza y maldad, que todas necesitaron atención medica por problemas con desgarraduras, golpes y hasta atención de quemaduras producidas por agua caliente vertida sobre una de sus víctimas, un trato que solo puede provenir de una mente retorcida y enferma.

Dos de sus violaciones las cometió en la zona de Bueu, la primera en contra de una mujer a cuya vivienda ingreso forzando la entrada mientras la victima dormía, esto ocurrió en Julio del año pasado, su segundo ataque lo dirigió en contra de una mujer en la localidad de Cangas a quien sorprendió mientras esta se disponía a cerrar el local nocturno donde trabaja.

El tercero ha sido el que más ha movido el sentimiento y la atención de las personas y de la Guardia Civil, puesto que se trata de una mujer de la tercera edad y a quien atacó en su propia casa ingresando también de forma forzosa a la misma, un ataque brutal que incluyó violación y amordazamiento de la víctima a quien dejó abandonada en indefensa hasta que ella misma pudo soltarse pedir ayuda.

La colaboración de las víctimas, mediante sus testimonios, con los investigadores del Grupo de Delitos contra las Personas ha sido clave para poder llegar hasta el presunto violador y poder lograr su encarcelamiento sin derecho a fianza, después de haber estudiado y descartado otros posibles victimarios.

En la vivienda del individuo se ubicaron los elementos incriminatorios que este solía utilizar para someter y agredir a las mujeres.