Sin complicaciones, sin largas esperas y sin requisitos exagerados. Estos créditos te lo quieren poner todo muy fácil.

Se acerca final de mes y las cuentas están la mar de apretadas. Has hecho malabares a más no poder, recortado por todos lados posibles, y parecía que la cosa iba bien, pero de repente tu coche ha dejado de funcionar y lo necesitas para ir al trabajo. ¿El problema? Que no tienes forma de pagar la reparación con el dinero que te queda.

préstamo

Casos como este se repiten una y otra vez en muchísimos hogares de España. La situación económica de muchos es bastante peor de lo que se cree, y por más que intentan salir a flote economizando todo lo posible, cualquier imprevisto se convierte en un revés duro de superar. Muchos acuden a la ayuda de personas de confianza, pero quienes no, comienzan a preocuparse por lo que pueda pasar. Por suerte, cada vez hay más alternativas para conseguir avanzar incluso cuando las cosas se ponen demasiado negras.

Con internet y la cantidad de empresas financieras que se han asentado, es muy fácil en la actualidad solicitar un crédito rápido o un préstamo rápido. Muchas entidades han abierto portales para que los solicitantes solo tengan que entrar, indicar cuánto necesitan, en cuánto tiempo lo van a pagar y esperar a que su solicitud sea aprobada para recibir el dinero en su cuenta en cuestión de minutos.

Esta idea destruye por completo el tedio de la burocracia que suele acompañar a cualquier tipo de préstamo. Visitas a oficinas bancarias, charlas con el agente de turno, recopilación de documentación y la espera de que se cumplan todos los requisitos de un banco que, por lo general, ha endurecido sus exigencias tras la reciente crisis, son cosas que ya pueden quedar totalmente en el olvido.

Ahora, con la propuesta que ofrecen compañías como WannaCash, no solo se agilizan los trámites obteniendo una respuesta prácticamente inmediata. También se propone una solución mucho más flexible para que haya más usuarios que puedan beneficiarse de este tipo de servicio financiero, y una de estas grandes ventajas tiene que ver con los famosos listados de morosos.

Así, esta entidad financiera se ha vuelto conocida por su velocidad a la hora de otorgar el crédito, pero también por permitir solicitar préstamos con ASNEF. En la mayoría de lugares, figurar entre los nombres registrados por la ASNEF imposibilita, automáticamente, solicitar cualquier tipo de ayuda económica; pero con ellos es posible, aunque sí es cierto que los requisitos son ligeramente mayores.

Lo que ofrecen, incluso figurando en un listado de morosidad, es una cantidad de dinero que puede ir desde los 50 hasta los 300 euros con un plazo mínimo de 5 días y uno máximo de 30. Para ello, solo necesitan que el solicitante sea mayor de edad, disponga del número de una cuenta donde quiere recibir el dinero y resida en España, con el añadido de que, cuando se trate de un préstamo para alguien en ASNEF, a veces será necesario presentar algo que justifique unos ingresos recurrentes para que la entidad tenga la seguridad de contar con la devolución del importe.

Ese último punto es el que endurece, aunque de forma casi imperceptible, los requisitos para rellenar la solicitud. Si se cumple, el usuario puede tener la tranquilidad de contar con el importe deseado en muy poco tiempo y salir del paso ante ese imprevisto que tan apurado le tenía.

Aun así, también cabe la posibilidad de que ni siquiera haga falta una nómina, mucho menos un aval, para conseguir el crédito. Al tratarse de una cantidad que no puede superar los 300 euros y que, por tanto, no alcanza los 1.000, no hace falta más documentación que la mínima para conseguir la aprobación. Por tanto, las cosas son incluso más fáciles todavía a pesar de esa pesada etiqueta colgada por la morosidad.

Dada la accesibilidad, facilidades y velocidad de sitios como WannaCash, los préstamos rápidos y con ASNEF se han convertido en unos de los más demandados en los tiempos que corren. Por desgracia, la necesidad de su existencia es algo que ha quedado más que probado dada la situación económica que se ha visto en el país durante los últimos años; pero, ahora por suerte, el nacimiento de propuestas de este tipo ha servido cubrir esa demanda tan solicitada por gran parte de la sociedad.

Así, este tipo de crédito ha llegado supliendo una necesidad y se ha quedado tanto por la eficacia que ha demostrado como por las facilidades que propone para el usuario. Cualquiera puede pedirlo y contar con esa inyección de dinero en cuestión de horas, sin preocuparse por nada más que por aprovecharlo y, por supuesto, cumplir con el plazo de devolución establecido.