En muchas ocasiones, alguno de nuestros familiares enfermos o ancianos precisan de una atención constante, tanto en nuestro hogar como cuando están en el hospital y a veces no podemos estar siempre con ellos. Así que contratar un servicio de asistencia hospitalaria puede ayudarnos ante estas situaciones.

¿En qué consiste la asistencia hospitalaria?

Los servicios de acompañamiento hospitalario ofrecen una serie de beneficios, tanto al que los contrata como al paciente, dado que el profesional se encargará de acompañarlo durante el día y la noche mientras se encuentre dentro del hospital.

De igual manera ofrecerá un informe con mucho detalle respecto a todo lo que ocurren durante su servicio, el cual actualizará diariamente. Asimismo, son profesionales que se han adaptado para trabajar durante las noches en los hospitales.

Por otra parte, los precios de estos pueden variar, todo dependiendo de las necesidades que el cliente desee satisfacer respecto al cuidado del anciano o enfermo, ya sea por horas de contratación o por períodos muchos más largos.

Los turnos de noche duran diez horas. Los servicios de asistencia hospitalaria son realizados durante toda la semana al mismo precio por hora y sin importar que sea un día laborable o festivo.

¿Cuál es el trabajo que realizan estos acompañantes?

Las funciones de estos profesionales en cuanto al cuidado de los enfermos durante su estancia en el hospital, es anotar todo lo que sucede durante los servicios de las enfermeras del hospital, es decir, los cambios de suero, si le revisan la tensión o la temperatura, los medicamentos que se le administran, las horas de sueño que tenga, el estado de ánimo del paciente, así como el físico.

Además, pueden hacer diversas operaciones, ya sea ayudar al paciente al momento de la comida, atender cualquier necesidad inmediata, darle de beber agua, ayudarlo a levantarse de la cama para ir al aseo, mantener aseado su entorno, limpiar flemas o vómitos, entre otros.

No obstante, los profesionales están exentos en cualquier circunstancia, de llevar a cabo acciones que deban realizarse por el personal hospitalario, dado que esto se encuentra completamente prohibido por diferentes leyes.

Si llegase el momento en que el paciente necesita de ayuda, el profesional avisará al personal hospitalario en caso de ser necesario. Sin embargo, no intervendrá en las funciones que el hospital tiene que hacer.

De igual manera y en los informes que realicen los profesionales estará anotado todo esto, lo cual se quedará en la habitación del paciente para que los familiares puedan acceder a este las veces que sea necesaria para estar al tanto de todo lo que acontece con el paciente.

Los servicios de asistencia hospitalaria pueden realizarse tanto para la noche como para el día. Estos servicios suelen solicitarse para cubrir las noches más que el día, siendo el personal capacitado el que se ocupará del enfermo.

Si se necesita una persona capacitada para pasar el día con el enfermo, el profesional se puede adaptar sin ningún tipo de problema a las necesidades del solicitante, mientras que esto no sobrepase las doce horas de servicio.

Por otra parte, para los servicios de 24 horas, se hacen turnos entre distintos profesionales. Además, ninguno de ellos abandona su puesto hasta que el otro profesional se encuentre presente, informando con sumo detalle respecto a todas las incidencias que ocurrieron durante su servicio.

¿Qué ventajas ofrece la asistencia hospitalaria?

Una de las principales ventajas es la tranquilidad para los demás miembros de la familia, dado que estos al no poder estar tiempo completo con el enfermo, estarán bajo el cuidado de un profesional capacitado para atenderlos, haciendo que puedan estar más relajados y tranquilos durante sus ocupaciones.

Además le ofrecen compañía al enfermo, ya que no solamente los cuidarán, sino que estarán ahí también para darles ese acompañamiento que todos necesitan, atendiéndolos, hablando y escuchándolos.

De igual manera son empleados capacitados y cualificados para responder ante cualquier situación y a las necesidades del paciente, dado que hay enfermedades como el alzhéimer, donde la familia puede, al no encontrarse entrenados, tener poca paciencia para atender la enfermedad, dado que hay situaciones para las que no están preparados.

Además de su atención a enfermos y ancianos, al ocuparse de ellos, los profesionales estarán ayudando al cliente de una manera indirecta, permitiéndole realizar todas sus actividades sin problema alguno.

Muchos de nuestros enfermos o ancianos pueden sentirse solos durante su estancia en los hospitales y si nosotros no podemos estar ahí para ellos pero nos preocupa su salud, podemos contratar estos servicios para que se hagan cargo de ofrecer acompañamiento cuando nosotros no podamos mientras esté en el hospital, siendo además capaces de darnos la seguridad y confianza de que estarán en buenas manos y estarán preparados ante cualquier situación que se puede presentar.