De los 30 equipos que conforman la NBA, 14 registraron pérdidas millonarias en la pasada temporada, una muy mala noticia que llevará a los dueños a revisar el sistema de distribución de ingresos.

Adam Silver, delegado de la NBA, recibió el informe financiero que da cuenta de los 14 franquiciados que cerraron en números rojos la temporada anterior, aun cuando hubo un contrato suscrito por la NBA con la televisión por 24.000 millones que al parecer no rindió los frutos esperados.

De acuerdo a fuentes expertas, el sistema contable de la NBA permite que se haga un reparto de los ingresos de los equipos que más ganaron con los que tuvieron pérdidas, así como los pagos de impuestos de lujo; fue así como de los 14 equipos que registraron pérdidas millonarias solo quedaron realmente afectados los siguientes: Brooklyn Nets, Cleveland Cavaliers, Atlanta Hawks, Memphis Grizzlies, Detroit Pistons, Wizards de Washington, Orlando Magic, San Antonio Spurs y Milwaukee Bucks, siendo nueve en total.

Los restantes cinco que se mantuvieron en números rojos pese a esto, fueron Minnesota, Sacramento, Phoenix, Washington y Portland.

Otras fuentes especializadas indican que de haberse aplicado la “medida de ingresos de explotación” la cual no utiliza la liga, serían 10 los equipos con pérdidas millonarias antes de la contabilización de distribución de los ingresos.

perdidas millonarias en la neba

Los próximos 27 y 28 se de septiembre está prevista la reunión de la Junta de Gobernadores de la Liga, ya que desde New York, los dueños han planificado revisar el sistema de distribución de ingresos con la finalidad de evitar este desangramiento y revisar la profunda diferencia entre los que dieron pérdida y los que más ganaron.

Contrario a lo que en principio se pensó, el acuerdo televisivo de 2.700 millones por temporada se convirtió en un escollo que pocos equipos lograron divisar en el marco del debate en torno a la distribución de ingresos, lo que se pensó sería la solución a la disparidad de ingresos de la liga, algo que jugó en contra para estos equipos.

De hecho, ya al cumplirse el primer año de la contratación televisiva, la brecha entre los equipos con poder económico y sin él sigue siendo muy profunda motivado a que el máximo salarial se mueve a la par de los ingresos totales de la liga, hacia arriba o abajo, manteniéndose lineal por años en el orden de los 60 millones y para terminar dando un brinco de 63 millones a 94 millones en apenas 2 temporadas.

Lo cierto es que los dueños de los equipos en pérdida se han tomado muy en serio el problema, por una parte piden que se amplíen las franquicias para que el pago de sus cuotas mitigue esas pérdidas y por otra parte quienes tienen más beneficios sugieren que las franquicias no rentables migren a otros mercados.