Hay una práctica que es muy interesante y son las rondas de consultas que hace el Rey de España para elegir finalmente la investidura ideal para la nación. Es algo que al principio parecía aburrido e innecesario, pero ahora es mucho más relevante.

Por este motivo es que su majestad Felipe VI se ha estado reuniendo con distintos políticos de mucha envergadura para descubrir su potencial y ver si de verdad tienen lo necesario para ser el Jefe de Estado de España.

Después de varios días de discusiones y reuniones, parece ser que Pedro Sánchez es el elegido para formar el nuevo periodo de gobierno. El Rey ha hecho una análisis minucioso de cada uno de los candidatos que existen actualmente y decidió que Sánchez debe seguir adelante con el proceso de investidura.

Todo está muy bien, pero aún hay muchas preguntas en el aire que no han sido respondidas. No solo se necesita el apoyo del Rey, sino del apoyo de muchos partidos y en estos momentos no lo tiene. En estos momentos la coalición de gobierno no puede negociar con Iglesias, así que ha decidido hablar con ERC para que su abstención no impida  que la investidura se lleve de la mejor manera.

Ya se sabe qué se hará, lo que no se sabe exactamente es la fecha. Hasta ahora se ha anunciado para enero, pero el día y la hora no lo conoce nadie todavía. Por este motivo es que hay muchas especulaciones al respecto.

Este tiempo servirá como oxígeno para hacer los acuerdos necesarios para que todo salga de la mejor manera, entre ellos la negociación con ERC y finiquitar algunas cuestiones judiciales, como el caso de Junqueras y las futuras elecciones en Cataluña.

Mientras tanto el actual presidente tiene previsto hacer las distintas gestiones para que el país vuelva a la normalidad desde el punto de vista de la gobernabilidad. Para esto el 16 de diciembre Pablo Casado e Inés Arrimadas harán acto de presencia en el Congreso para finiquitar detalles políticos.

A su vez, Sánchez tendrá una reunión con todos los presidentes de las comunidades autónomas. Esto llamó mucho la atención porque el poder Ejecutivo no establece una comunicación con Torra desde hace más de dos meses, además de que tiene prohibido usar su teléfono.

Hasta ahora las conversaciones con ERC siguen su curso, pero algo que ha exigido constantemente es una mesa de trabajo con la Generalidad y el gobierno español para abrir el diálogo que ambas partes necesitan.

El problema político que hay en Cataluña debe ser tratado lo antes posible ya que afecta directa e indirectamente a España. Veremos lo que sucede en los próximos días.