El ofrecimiento de colaboración de Álvaro Pérez, el Bigotes y de Pablo Crespo, ha llegado de forma tardía y es que a estas alturas, la Fiscalía descarta cualquier posibilidad de acuerdo pese a la manifiesta y reciente disposición de estos dos en aportar información.

Y es que por primera vez desde que se dio inicio a la instrucción del caso, proceso que ha sido bastante prolongado para llegar al comienzo del juicio el pasado 15 de enero, los acusados muestran disposición de colaborar, pero para los representantes de la Fiscalía es tarde para llegar a un acuerdo a cambio de esto.

Pero este cambio de estrategia no es para nada fortuito, más bien obedece a la decisión de reconocer los delitos cometidos de otro de sus socios, Correa, lo cual hizo a cambio de que le fuera rebajada la pena; ahora los abogados de la parte acusada buscan hacer lo propio mediante el reconocimiento de parte de sus clientes de los delitos por los que se les acusa, ofrecimiento que han presentado al magistrado José María Vásquez.

Correa ofreció declaraciones que desvelaron una cantidad de hechos irregulares cometidos por el PP en la Comunidad Valenciana entre el 2007 y el 2009, el testimonio que se prepara para dar Crespo apunta a complementar y a confirmar lo dicho por su socio.

Crespo y El Bigotes revelarán los detalles de la caja b del PP de Camps tras la confesión de Correa

El Bigotes se decantará por rendir declaraciones también en este mismo orden, dejando totalmente expuesto el uso que daban los miembros del PP de esta localidad a la caja B, cuyos fondos procedentes de empresarios paraban en financiamientos de elecciones.

La Fiscalía recibió a los dos abogados de los acusados quienes solicitaron la cita para conversar referente a la disposición de estos en colaborar con el caso; aun así las fuentes allegadas a la fiscalía niegan rotundamente cualquier posibilidad de que mediante las confesiones del Bigotes y de Crespo se llegue a rebajar la pena, a lo sumo una que otra modificación.

En el caso de Pablo Crespo se estima que la pena por los delitos de falsedad documental, fiscales y electorales sea de un poco más de 24 años, mientras que para Álvaro Pérez, alias el Bigotes, la pena sería de 27 años debido a que cometió un delito fiscal más que su socio en el casi Gurtel; por su parte la Fiscalía ya tiene su escrito de calificación final, el cual afirma que no va a tener mayores modificaciones aun después de las declaraciones de los acusados más provistas de información sobre el caso, las cuales desde su vista no aportan gran valor y dada la fase en la cual deciden proporcionar la información pierden su efecto atenuante.