El metódico ritual que pone en práctica Nadal entre cada punto es ya conocido, pero cuidado, porque precisamente en el Abierto de Australia han acordado la colocación de un reloj en la pista, justo para poder controlar el uso del tiempo entre puntos.

Nadal se enfrenta ahora a este reloj, un enemigo emergente que le puede ocasionar muchos problemas dado que él es uno de los jugadores que más tiempo se toma para afinar su estrategia de cara al próximo punto, todo un ritual que indiscutiblemente debe modificar por su bien y de cara al Abierto de Australia.

El tiempo establecido entre puntos es de 25 segundos apenas, cada vez que los jugadores incumplan se les hará una advertencia pudiendo acumular varias, pero si es reiterativo la llamada de atención, este será sancionado y perderá puntos, un obstáculo más que Nadal debe trabajar oportunamente para poder superar.

Nadal tiene amplia experiencia en llamadas de atención, los 25 segundos ya se ponen en práctica en los torneos ATP y ahora en los abiertos pasa de 20 a 25 segundos con la premisa de que los jueces no serán tolerantes con los excesos de tiempo de los jugadores, veremos cómo se ajusta el tenista quien defiende por demás la táctica por encima de la potencia y es proclive a que los jueces sean más laxos con el tiempo en aras de dar un buen espectáculo.

Nadal acumula 15 victorias consecutivas en el circuito

Para el jugador zurdo, los partidos se hacen interesantes para el público y deportistas cuando hay una férrea pelea por los puntos, donde prevalece la táctica, la agonía y finalmente se impone el espíritu de superación y eso contra reloj no se compagina muy bien, agrega que se trata de la mala aplicación de una regla, con la que no está de acuerdo, pero no es suya la decisión, sino de los que rigen el deporte.

A su entender, si lo que finalmente desean lograr es despertar las emociones de los espectadores, este definitivamente no es el camino para conseguirlo.

Considera que es muy poco tiempo para recuperar puntos cuando hay más de 20 bolas de por medio, muchos son las llamadas de atención que ha sufrido Nadal a lo largo de su trayectoria por superar el tiempo entre puntos, en cada pista donde ha jugado la historia se ha repetido y es que ha dejado claro que lo suyo es la táctica, evaluar cada jugada para conseguir el punto deseado, jugar con el corazón pero también con la razón , con la estrategia; lo cierto es que ahora debe afrontar al no tan nuevo enemigo y debe hallar la forma de que su habitual ritual no le afecte.