Aunque son algo cada vez más utilizado y demandado, lo cierto es que hay mucha leyenda urbana alrededor de los implantes dentales. Estas piezas, que se utilizan en el mundo de la odontología para sustituir dientes deteriorados o incluso aquellos que se han perdido por completo, han ido ganando en confianza y en calidad con el paso de los años.

Pero sigue habiendo mucho miedo alrededor de ellas. De hecho, hay quienes rechazan los implantes porque creen que, por ejemplo, pueden darles problemas al volar en avión o incluso a la hora de hacerse determinadas pruebas médicas.

Para desmentir mitos y asentar verdades, hemos recurrido a un equipo de especialistas en implantes dentales zaragoza, Clínica Dental Peguero, con el fin de resolver todas esas dudas habituales. ¿Quieres saber qué hay de cierto y de mentira en los problemas que se achacan a los implantes dentales?

Las verdades y mentiras de los implantes dentales

Hay varias creencias populares que distan mucho de la realidad sobre los implantes dentales. Por eso, a continuación hemos recopilado las más importantes, a las que acompañamos de lo que sucede realmente para eliminar esos miedos irracionales tan extendidos.

  • Alergia al implante: los implantes están hechos de un material con una altísima biocompatibilidad con el organismo, el titanio. No hay reacciones alérgicas a este, lo único que puede suceder es que haya una falta de osteointegración y que no se integre bien por un problema durante la intervención.
  • Para toda la vida: es cierto que los más modernos están pensados para tener una duración altísima, pero no son eternos. Un implante dental tiene un ciclo de vida de unos 35 años aproximadamente, por lo que se recomienda además hacer un seguimiento semestral.
  • Ponerlos es muy doloroso: en absoluto. El proceso de colocación del implante dental parte del uso de una anestesia local, lo que permite la manipulación sin dolor alguno. Es posible que, tras la intervención, puedan surgir molestias; pero para nada hay un gran dolor.
  • Riesgo a la falta de hueso: otra de las mentiras más frecuentes sobre los implantes es que el paciente necesita bastante hueso para poder colocárselo. Huelga decir que hay técnicas que sirven actualmente para preparar el huso a la perfección, por lo que no hay problemas por esto.

Un buen implante para la boca es algo muy duradero, pensado para hacer la vida más fácil a quien lo usa. No dudes en recurrir a tu dentista para hacerte uno si lo necesitas, mejorará tu salud y tu calidad de vida.