Decorar una estancia con muebles es todo un arte, pero un arte muy personal que se puede aprender con algunos consejos prácticos y experimentando. Todo el mundo puede diseñar su propio espacio ideal. De hecho, decorar es una parte muy divertida de mudarse a una nueva vivienda. En https://www.zasmobel.com puedes encontrar un montón de ideas.

Cómo organizar los muebles del dormitorio

muebles diseño

Una de las habitaciones más difíciles de decorar es el dormitorio, especialmente si tiene un tamaño pequeño. Por suerte, hay muchos consejos útiles para poder hacerlo:

  • Utilizar únicamente los muebles que necesites: antes de empezar a decidir dónde poner qué, hay que pensar   detenidamente cuáles son los muebles que realmente usas, y tratar de utilizar sólo las piezas que son necesarias para que el dormitorio funcione. Esto es especialmente importante en habitaciones pequeñas, donde no hay demasiado espacio para poner todo lo que quieras. Cuantas menos piezas uses, más espacioso parecerá el dormitorio, y al revés.
  • Organizar en primer lugar los muebles que ya tienes: antes de comprar cualquier mueble nuevo, hay que organizar los que ya se tienen. Así podrás hacerte una idea de las piezas que necesitas comprar, con las dimensiones y el estilo que buscas.
  • Probar en plano: antes de ponerse a mover muebles de aquí para allá, es buena idea experimentar con diferentes opciones dibujándolas en un plano. Así sabrás lo que funciona y lo que no, sin rallar los suelos de madera moviendo el sinfonier. No es tan difícil, simplemente hay que medir los muebles más grandes, como la cama, el armario, o el aparador; así como las dimensiones del dormitorio; y esbozar un par de opciones diferentes sobre un papel. Si no tienes madera de artista, puedes utilizar diferentes aplicaciones que hacen el trabajo por ti, por ejemplo, Home Design 3D (para iOS) o Floor Plan Creator (para Android).
  • Pensar en un diseño funcional: a la vez que pensamos en la distribución de los muebles en el dormitorio, hay que tener en cuenta el estilo de vida, pues afecta a la organización de cada cosa. Por ejemplo, si te gusta ver la televisión en la cama, la distribución de los muebles deben permitir que sea posible. O si te gusta mirarte al espejo cuando te vistes, el espejo deberá estar cerca del armario o del sinfonier.
  • Los muebles, de calidad: la norma más importante a la hora de comprar muebles, es que sean de calidad. Hay muchas tiendas de muebles, tanto físicas como online, y una de las más completas es https://www.zasmobel.com. En ella podrás encontrar una gran variedad de muebles, todos de calidad, y a muy buen precio.
  • La cama, lo primero: si estás listo para hacer una distribución sobre el papel (o app), comienza por la cama. Normalmente, la cama se sitúa en la pared vacía más grande, bien enfrente de la puerta, o bien en un lateral.

Sin embargo, en los dormitorios pequeños es posible que sea necesaria otra distribución diferente, dependiendo del espacio que esté disponible. Sólo hay que asegurarse de que se pueden abrir y cerrar las puertas del armario y de la habitación correctamente.

Muchas veces hay que colocar la cama debajo de una ventana. Aunque desde una perspectiva de diseño sea aceptable, es posible que no sea lo más acertado, sobre todo en invierno.

  • De mayor a menor: una vez que la cama está colocada en el lugar ideal, se puede organizar todo lo demás, empezando por los muebles más grandes, y terminando por los más pequeños. Por lo general, una cómoda o sinfonier son las piezas más grandes, seguidos por las mesitas de noche, un escritorio, estanterías, sillas, y cualquier otra pieza que desees. Si ya tienes un armario empotrado, no es necesario colocar más espacio de almacenamiento de grandes dimensiones. Y la estancia es tan pequeña que no cabe un armario completo, puedes optar por estanterías, cómodas o una simple barra colgada.
  • El toque final, la alfombra: aunque no es un mueble, la ubicación de la alfombra viene predeterminada por la disposición final de la habitación. Generalmente, se coloca debajo de los dos tercios inferiores de la cama, para crear una zona cómoda para pisar tras levantarse de la cama por la mañana. Si la cama está dispuesta en una esquina, es probable que la alfombra tenga que colocarse en otro lugar, como a los lados de la cama, o en el centro de la parte abierta de la habitación.
  • No tengas miedo de experimentar: hay muchos consejos de decoración para dormitorios, pero no hay una manera incorrecta de hacerlo, porque es algo muy personal. Aunque desde el punto de vista profesional el diseño o la distribución sean incorrectos, tienes que buscar tu comodidad y lo que funciona mejor para ti y tu espacio. Para ello, hay que experimentar y probar con diferentes diseños, hasta lograr encontrar el que mejor se adapte a ti.