Desde hace varios años, la heterogeneidad de cada gobierno regional en cuanto a las políticas educativas adoptadas, ha ocasionado una pluralidad en el contenido de los libros escolares.

Según la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (ANELE), se tiene previsto ofertar para el calendario escolar 2018-2019  un total de 32.764 textos comprendidos desde el nivel Infantil, Primaria, ESO, Bachillerato y Formación Profesional. De ese total, 10.839 libros se encuentran editados en diferentes idiomas, como el castellano, catalán, valenciano, euskera, gallego e inglés.

Esta diversidad curricular ocasiona que un libro de la misma materia y grado escolar, como por ejemplo el de matemáticas, sea diferente entre una comunidad y otra. Esta es una de las conclusiones que señala el Informe El libro educativo en España. Curso 2018-2019 elaborado por el ANELE, que examina el escenario donde se desenvuelve su actividad, en que una treintena de editoriales forman parte de la Asociación y elaboran 17 ediciones determinadas para cada asignatura y curso.

El contenido de una misma materia en cada comunidad, es similar aproximadamente en un 70%. En otros casos por ejemplo; el contenido de un texto de 3er. grado de Primaria de una región, es el utilizado para el texto de segundo grado en otra.

El sector editorial de libros de enseñanza critica la diversidad curricular entre autonomías

ANELE critica esa disparidad y descoordinación existente en las políticas educativas de cada comunidad, porque extienden la brecha entre los alumnos de distintas ciudades.

El presidente de ANELE, José Moyano, considera que la Ley Orgánica para la mejora de Calidad Educativa (LOMCE), ha llevado a que se aumente la cantidad de manuales, ya que este formato ofrece a cada comunidad, la oportunidad  de crear sus propias materias y contenidos curriculares.

Las políticas educativas vigentes no están coordinadas y no permiten integrar a los ciudadanos de cada comunidad.

Situación similar se observa en las fechas del calendario escolar y en los precios por los servicios de los comedores.

Existe una diferencia en el inicio del nuevo año escolar, que oscila entre los ocho y veinte días para la educación Infantil, Primaria, SEO, Bachillerato y Formación Profesional, incluso las fechas tampoco coinciden entre las universidades, comunidades y municipios. Esta situación perjudica principalmente a las familias con dos o más hijos, ya que corren el riesgo de no coincidir en sus descansos y vacaciones, ni poder planificar o disfrutar juntos un viaje familiar.

La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (CEAPA), ha denunciado aumentos y disparidades importantes en el precio de los menús del comedor escolar entre las diferentes autonomías, que varía entre los 3 y 10,89 euros. Un servicio que debería cubrirlo en un mayor porcentaje el Estado o ser gratuito en todo el país, ya que forma parte del sistema educativo.