En Galicia, la sustracción de menores de manera ilegal tiene un largo recorrido, pero ha sido el tan famoso caso de Juana Rivas, el que ha puesto sobre el tapete otros casos sucedidos en Vigo, como el de Macarena.

Recordemos que Juana Rivas, en medio de los problemas que tenía con su pareja de origen italiano y pese a la orden de entregarlos a su padre, sustrajo de forma ilegal a los tres hijos menores que tienen en común.

Este emblemático y reciente caso, trae a colación al menos otros tres escenificados en Vigo. El primero data de casi 10 años atrás, donde la ruptura de un matrimonio entre una vecina de la ciudad y un alemán dejó como único nexo a una menor, en vista del deterioro en la relación entre los progenitores, la madre decidió marcharse de Alemania cargando con la menor sin la autorización del padre y obviando la ilegalidad del asunto.

Se instaló en Vigo hasta que fue localizada por las autoridades unas semanas después y se vio forzada a entregar a la hija. La mujer optó por instar a los tribunales correspondientes a cambio de la custodia, pero como fue cursado el caso por un tribunal alemán la petición debía hacerse ante el mismo órgano.

La defensa de Juana Rivas recurre su caso ante el Tribunal Constitucional

Para la fecha del juicio se trasladaron a Vigo el padre, la hija y un abogado del Estado alemán y el resultado fue que el padre conservó la custodia de la menor con quien se fue de regreso a Alemania.

El segundo caso lo protagonizan dos ciudadanos de Vigo, se casaron y al tiempo se separaron amistosamente y en medio de su cordial relación concibieron un bebé varón; al poco tiempo la custodia del menor originó conflictos entre ambos hasta que el padre decidió huir a Sudamérica llevándose al niño sin el permiso de su madre. Tras unos meses, el hombre volvió a Vigo arrepentido sin que ello mejorara las relaciones entre ambos, por lo que la mujer decidió ser ella la que ahora emprendería la huida con el niño rumbo a Estados Unidos y se desconoce si alguna vez ha vuelto a su ciudad natal donde aún reside su padre.

La tercera pareja y residente en Vigo, involucra a Estados Unidos como escenario, debido a las constantes peleas y conflictos entre la pareja, la pareja de un vigués decidió emprender la huida rumbo a EEUU junto con su hijo ya que al parecer no lograban llegar a un acuerdo con respecto a la custodia del hijo en común y que de acuerdo a lo plasmado en el código penal, el progenitor que sin justificación para ello se llevase a su hijo menor, será castigado con la pena de prisión de 2 a 4 años.