Bomberos se aseguraron de que el fuego no se avivara de nuevo tras haber sofocado el incendio en López de Neira y es que el pasado Domingo fueron abrazados y destruidos por el fuego dos edificios situados uno al lado del otros en López de Neira, aun cuando los efectivos del cuerpo de bomberos lograron controlar después de una horas el incendio, permanecieron otras tantas horas más asegurándose de que el fuego no volviera a avivarse.

Los bomberos de Vigo lograron controlar las llamas alrededor de las 15:00 horas pero no se retiraron del lugar hasta pasadas las 22:00 horas de la noche mientras revisaban minuciosamente los escombros, a fin de evitar que el fuego volviera a brotar, después retomaron las medidas a primera hora de ayer lunes que se extendieron hasta la tarde con la presencia de efectivos en los números 38 y 40.

Aún están por determinar las causas del incendio sin que hasta ahora se maneje alguna hipótesis preliminar.

Los inmuebles incendiados cuentan con una orden de demolición que espera la aprobación de la Xunta de Galicia y en el caso del edificio No. 40, el Ayuntamiento se ha pronunciado a favor de la demolición y reformas del mismo, pero el Departamento de Patrimonio de la Xunta no dio el visto bueno por lo que se la he pedido una aclaración y se espera por su pronta respuesta.

Un tercer edificio de López de Neira, afectado por grietas tras el incendio

El 38 fue afectado por el incendio del 40, el mismo se encontraba tapiado desde hace meses y bajo seguridad reforzada, sobre el mismo existe una solicitud para su demolición que aún no se podrá resolver por pequeñas deficiencias, sin embargo el Ayuntamiento informará favorablemente y elevará el caso a Xunta de Galicia; ya los técnicos de urbanismo revisaron ayer lunes las instalaciones y acto seguido se instará a los propietarios para que asuman las medidas pertinentes y de urgencia en garantía de la seguridad de estas.

El incendio se produjo en el No. 40 alrededor de las 7:30 de la mañana y después de varias horas, los bomberos dieron por extinguido el fuego, pero al poco tiempo las llamas resurgieron y rápidamente se extendieron al edificio 38 que se encontraba tapiado. Fue tal la cantidad de humo, que los bomberos se vieron obligados a desalojar a los vecinos cercanos, aunque a las pocas horas estos pudieron retornar a sus viviendas.

Por prevención también permanecieron restringidos los accesos de la carretera que va desde el mercado el Progreso y la calle Pracer para evitar cualquier accidente por desprendimiento. Las labores de los bomberos se extendieron hasta horas de la tarde, haciendo limpieza y quitando los escombros de los restos de fuego, a fin de asegurarse de que no resurgieran las llamas.