Cuando descubrimos que nuestro vehículo necesita reparación, la decisión y elección inevitables pueden ser si comprar o no una pieza de repuesto nueva o si comprar una pieza de automóvil usada de segunda mano. Acudir a desguaces de coches de confianza a buscar lo que necesitamos puede ser una muy buena opción. Aparte de la obvia implicación en el costo de comprar una pieza nueva, existen otros pros y contras para cada elección, así que veamos a continuación las consideraciones que enfrentamos y lo que podemos encontrar de provechoso en ellas. Contamos incluso con la posibilidad de recurrir a desguaces online, que nos pueden dar soluciones y alternativas sin necesidad de salir de casa.  

¿Es buena idea usar recambios de desguace?

Ciertamente, una de las primeras preguntas que siempre se formulan cuando se plantea este tipo de opciones es si los repuestos usados ​​son una opción genuina. Teniendo en cuenta el considerable ahorro de costes de las piezas usadas, el beneficio es claro, pero ¿son estas piezas seguras de usar y vale la pena el ahorro económico? Indudablemente, una de las claves a la hora de comprar piezas de repuesto para coches es asegurarse de utilizar un proveedor de piezas de confianza, es decir, una empresa establecida y que sólo suministra piezas estándar y de buena calidad para la reventa. Comprando inteligentemente y con cuidado encontraremos que realmente no hay necesidad de comprar piezas nuevas en la mayoría de los casos. 

 Una empresa que cuente con miles de piezas en stock y que tenga una implantación estable a nivel nacional nos permitirá encontrar lo que necesitemos con las garantías necesarias. Una extensa disponibilidad de marcas y modelos es también una señal inequívoca de que estamos en un lugar fiable, ya que esto implica que ha sabido ganarse la confianza de gran cantidad de clientes con anterioridad.  

¿Cómo se adquieren estas piezas para su reventa?

Esta es otra de esas cuestiones que surgen a menudo en este ámbito: cómo una empresa de desguaces obtiene estas piezas en primer lugar. En realidad, es un proceso totalmente trasparente. Ellos se ocupan de la eliminación de vehículos al final de su vida útil y, por lo tanto, a cambio del desguace de un vehículo (y de conformidad con las regulaciones completas sobre el desguace de automóviles, como para garantizar que todos los líquidos y metales se eliminen por completo para cumplir con las leyes al respecto), se toman las piezas reutilizables y se pagan al propietario del coche a desguazar. Estas piezas usadas recuperadas del vehículo, y convenientemente verificadas, son las que se revenden. 

 Hay además un papel importante y vital que también implica al desguace en este proceso. Se trata de la documentación necesaria y completa del proceso de desguace para que el propietario que desea dar de baja al vehículo disponga de la correcta constancia de la eliminación reglamentaria del mismo. A partir de este procedimiento documentado y acreditado se obtienen las piezas que se comprueban y se revisan antes de la reventa. Se hace además una extensa catalogación de cada pieza, que se identifica según el vehículo de procedencia, sabiendo así el modelo, la marca y el año del automóvil. Estos datos suelen estar correlacionados con el grabado en el chasis del vehículo o se encuentra en una placa ubicada en algún lugar del Vehículo. Esto es una forma importante de asegurarse de que vamos a obtener la pieza correcta que necesitamos. 

La única forma de estar 100% seguro de que recibimos la pieza correcta es tener claro los datos de la pieza que deseamos poder reemplazar, y encontrar la pieza de repuesto que coincide con estos datos: de este modo tendremos la pieza exacta para nuestro vehículo. 

Por supuesto si hay una pieza para la que no logramos encontrar ese remplazo exacto siempre podemos recurrir a la experiencia de los profesionales que nos ayudarían a encontrar el tipo que necesitemos y nos avisarían de su disponibilidad.

Disponibilidad de piezas usadas

Una ventaja adicional, además del costo, de las piezas de automóvil usadas es precisamente esta de la disponibilidad. A menudo, al buscar una pieza concreta o al ponerse en contacto directamente con un desguace de coches, podemos encontrar piezas que son problemáticas para encontrar nuevas, pero que sí están localizables como piezas usadas.   

Ecología y protección del medio ambiente

Aparte de las consideraciones financieras y de disponibilidad, si estamos interesados en el reciclaje y el medio ambiente, la reutilización de piezas de automóviles es quizás una consideración importante. La mayoría de las piezas que de otro modo podrían utilizarse no lo son. De hecho, se estima que más del 75% de las piezas que podrían reciclarse terminan siendo desechadas. Desde un punto de vista ambiental, este es un problema bastante importante y, como propietario de un automóvil y alguien que se preocupa por el medio ambiente, el uso de piezas recicladas en lugar de nuevas es una forma poderosa de hacer una declaración sobre cuestiones ecológicas, además de ahorrar en el costo de mantenimiento de nuestro vehículo.