Cada vez son más las personas que se animan a utilizar tiras de luces LED para decorar su hogar


Las luces LED son cada vez más populares. Gracias a la calidad de la luz que emiten, su bajo consumo y versatilidad, las personas le encuentran diferentes formas de uso. Las siglas LED son el acrónimo de Diodos Emisores de Luz (en inglés). Los LED son una fuente de luz constituida por un material semiconductor dotado de dos terminales. Se trata de un diodo de unión que emite luz cuando está activado.

Los LED’s fueron fabricados en 1962 como componentes electrónicos para su uso práctico y emitían una luz infrarroja de baja intensidad. Los primeros LEDs de luz visible también eran de baja intensidad y se limitaban al espectro rojo. Los LED’s modernos pueden abarcar longitudes de onda dentro del espectro visible, ultravioleta e infrarrojo, y alcanzar luminosidades muy elevadas. Los recientes desarrollos ya permiten emplearlos para crear iluminación ambiental, en casas o jardines. Esta iluminación ofrece muchas ventajas sobre las fuentes convencionales de luces incandescentes o fluorescentes, destacando por su menor consumo de energía, vida útil más larga y un tamaño más compacto. Esta medida es la que permite la posibilidad de fabricarlos en muy diversos colores y formas.

Las tiras LED

Una de las nuevas versiones de LED’s que está revolucionando el mercado de la iluminación es la tira de leds flexible. Estas tiras vienen en muchas configuraciones, colores y longitudes, para que el usuario pueda elegir el formato que necesite.

Este nuevo formato de luces ha revolucionado el mundo de la iluminación y de la decoración. Ha llegado para quedarse y suplantar a cualquier otra tecnología de luz lineal que exista. En espacios donde antes era impensado incluir luz, ahora es viable disponer de luminosidad gracias a la tira de luces leds. Gracias a su flexibilidad y bajo consumo se han convertido en un elemento imprescindible, pues permite que la luz llegue a espacios recónditos y originales.

Consejos de decoración con LEDs

Las tiras de luz LEDs son muy adaptables a cualquier ambiente, lo que las hace idóneas para la decoración ya sea de interiores como de jardines:

Para piscinas y fuentes

Colocando las tiras LEDs en mínimo contacto con el agua, se logrará un reflejo uniforme que se extiende por toda el área de la piscina o de la fuente. La recomendación es que las tiras se encuentren siempre en la superficie y escondidas bajo las baldosas superiores.

Para espejos y bajo mesas

Colocar las luces alrededor de un espejo o debajo de las encimeras de los baños, crea un efecto luminoso muy original y funcional. La luz que sale directamente de detrás del espejo es muy útil para maquillarse o limpiarse la cara.

Para iluminar armarios

Los armarios suelen ser espacios oscuros por dentro, pues la luz exterior no llega a iluminarlos. Colocar luces LEDs dentro de él, ayudará a apreciar mejor lo que hay guardado en él.

Para iluminar zonas de la cocina

Bordear con tiras led la parte baja de los muebles que se encuentran en la pared, añadirá una iluminación extra a la encimera. Esta zona a veces queda un poco oscura debido a la sombra que proyectan los armarios, es por eso que colocar ahí un extra de luminosidad hará de cocinar una tarea más agradable.

Muebles

Se puede destacar la existencia de un mueble colocando las tiras detrás de él. De esta forma cuando la estancia esté a oscura será el mobiliario elegido el que destaque sobre los demás.

Ventajas de usar luz LED

Existe una gran variedad de motivos para usar luces LEDs en una casa. A continuación se detallaran ocho beneficios de usar esta iluminación:

  1. Es más segura que la luz tradicional: es menos contaminante. No contiene ni tungsteno ni mercurio y, además, reduce las emisiones de CO2 en un 80%. No es solo beneficiosa para el usuario sino para el ambiente.
  2. Su durabilidad es mayor que la de cualquier otra bombilla: dura hasta 45.000 horas de uso, eso  son más de 15 años de luz. A largo plazo supone un ahorro exponencial pues se puede dejar de invertir en la compra de otras luces.
  3. No genera calor, por consiguiente no quema: esto la hace mucho más segura si hay niños en casa, y ayuda con la aclimatación del hogar. El 80% de la energía que consume se convierte en luz, al contrario que la bombilla incandescente que pierde ese mismo porcentaje en forma de calor.
  4. Ahorro energético: debido al motivo anterior consumen hasta un 85% menos que las bombillas tradicionales. Esto se verá reflejado en la factura de la luz.
  5. Tiene mayor resistencia al calor: puede resistir temperaturas más extremas que las bombillas incandescentes, además de mayor humedad y vibraciones. Lo que supone un aporte en seguridad y ahorro.
  6. Es más eficiente: comienza a emitir luz de manera instantánea, sin necesidad de esperar a que caliente.
  7. Mayor rendimiento: puede resistir un enorme número de ciclos sin perjuicio para su rendimiento. (Esto hace referencia a las veces que se enciende y se apaga).