Seguramente en la cabeza de Carles Puigdemont y del señor Artur Mas, no tenían cabida estas dificultades que están encontrando para llevar a cabo su referéndum de independencia. Sin embargo, hay que decir, que para su sorpresa, no solamente se están encontrando con el rechazo frontal del ejecutivo de Mariano Rajoy, algo que era de esperar, sino que al mismo tiempo también se están encontrando con un rechazo frontal de algunos de los principales países europeos y del continente americano.

Y es que una de las esperanzas que tenía la Generalitat de Catalunya, era hacer que el proceso de desconexión con el Estado español, recordemos que de manera unilateral, tuviera cierto impacto fuera de las fronteras españolas de manera que pudieran conseguir algún apoyo. Algo que no ha sido así, tal y como se ha podido ver en los últimos días, por ejemplo, con el ejecutivo de Estados Unidos.

Dos meses para llegar a un acuerdo con el Gobierno Central

Dos meses es el plazo que se han marcado desde el Gobierno catalán, para poder llegar a un acuerdo consensuado con el Partido Popular de Mariano Rajoy. Para ello, desde el próximo lunes, Neus Munté, qué es la portavoz del Gobierno catalán, empezará a tener algunas conversaciones con el Ejecutivo central. Sin embargo, éstas no prosperarán desde ningún punto de vista como hemos podido saber en la redacción.

Pero estas no son las únicas dificultades que se están encontrando en Cataluña. De hecho, y como ya se ha mencionado en varios medios de comunicación, son varios los estudios sociológicos los que apuntan a que cada día son más los catalanes partidarios de la Independencia que se están retractando de sus ideas al punto de pensar que seguramente esta no sea la mejor alternativa. Entonces, ¿en qué quedará todo el proceso de desconexión?