Las cubiertas y tejados de pizarra son en la actualidad la opción más demandada todo el país. Si bien aún se siguen utilizando otro tipo de materiales como el metal, la madera o la uralita, la demanda de pizarra ha ido creciendo en los últimos años. Esto es debido principalmente al acabado y a la resistencia que ofrece este material. Las cubiertas de pizarra aguantan cualquier tipo de clima.

Por otro lado, los acabados de los tejados de pizarra son elegantes, por lo que tanto en viviendas como en edificios aportan un valor estético añadido. Su resistencia, uno de sus principales atractivos, hace de este material el más adecuado para todo tipo de exteriores, además, añadiendo los materiales aislantes adecuados, la pizarra asegura un perfecto estado del tejado durante décadas.

Si quieres más información sobre este tipo de material para tu tejado, en esta web de cubiertas de pizarra podrás resolver todas tus dudas, además de conocer más a fondo todos los detalles sobre su instalación y mantenimiento, así como sobre su reparación en caso de que ya dispongas de una cubierta de pizarra que necesite algunos arreglos.

Las ventajas de los tejados de pizarra

Una de las mayores ventajas de los techos de pizarra, como ya apuntábamos es su apariencia. Las tejas que componen un tejado de pizarra son 100% de piedra natural, a este aspecto natural que aporta la piedra, hay que añadir su superficie hendida que aporta una variación de color que destaca a lo largo de toda la cubierta o techo.

Otra de las ventajas que forman parte de la estética de la pizarra, es la posibilidad de escoger entre numerosos estilos que van desde acabados texturales y graduados, hasta diseños mixtos y gradaciones de color. La gama de colores varía de más apagados a más vibrantes, los grises y los negros son los más utilizados, pero también dispones de tonos verdes, morados y rojos, para hacer combinaciones o creaciones monocolor de lo más atractivas.

Pero no sólo la pizarra en sí puede variar su color, sino también su textura, pudiendo elegir pizarra con aspecto suave y uniforme, o rugosa y más rústica. Todo depende del aspecto general que quieras dar a la cubierta de tu casa y el estilo particular de la vivienda. Sea como fuere, la pizarra te permite crear tu propio estilo, o incluso combinar varios estilos.

Por otra parte, los tejados de pizarra son extremadamente duraderos, otra de las ventajas más importantes de este tipo de material, ya que conlleva un considerable ahorro en reparaciones y mantenimiento. Esto es así porque la pizarra es esencialmente roca, más concretamente, se puede definir como una roca metamórfica de características homogéneas, cuyo origen proviene de un tipo de roca sedimentaria cuya composición es arcilla o ceniza volcánica, y que ha evolucionado a través de un proceso denominado metamorfismo de bajo grado.

Debido a su origen metamórfico, la pizarra es un material con millones de años, lo que le confiere una cualidad increíblemente duradera, tan duradera que puede alcanzar cientos de años. Esta durabilidad hace que perdure en el tiempo incluso sin necesidad de mantenimiento, algo poco común en otro tipo de materiales usados regularmente para tejados y cubiertas.  

Siguiendo con las ventajas de la pizarra, además de ser elegantes y resistentes, también son ignífugas, impermeables y ecológicas. Estas cualidades provienen de su origen en la piedra natural, lo que hace que las tejas no emitan ningún tipo de contaminación durante el proceso de su fabricación. Debido a que la pizarra está formada por sustancias naturales, su utilización no provoca ningún impacto medioambiental, es más, el formateo de la pizarra es un proceso que se realiza normalmente de forma manual, por lo que consume muy poca energía. Si lo comparamos con otro tipo de materiales que requieren tratamientos previos como por ejemplo el horneado, antes de convertirse en tejas, la pizarra no necesita de ningún proceso previo.

Por tanto, la elaboración y tratamiento de la pizarra durante la instalación en el tejado o cubierta, no supone ningún riesgo ni para el trabajador, ni para los habitantes de la vivienda. De ello se desprende que es un material saludable pues no contiene ni desprende ningún tipo de sustancias tóxicas o radiactivas asegurando así una vida saludable allí donde se utilice.

Además, son reciclables, y si se instalan materiales aislantes en conjunto con la pizarra, estaremos reduciendo considerablemente el gasto de energía del hogar. Esto significa que, tras cientos de años de uso, un techo de pizarra puede ser completamente reutilizado en la cubierta de un nuevo hogar, puesto que en muchas ocasiones duran más que los propios edificios o vivienda.

Pocos materiales que ofrezcan tantas características ventajosas al hogar, no sólo estaremos embelleciendo su diseño, sino también garantizando la seguridad frente al fuego, el agua, la humedad, el viento, y cualquier otra condición meteorológica.