La sentencia de la Audiencia de Navarra del día 26 de abril, condenó a los cinco hombres conocidos como “La Manada”, a nueve años de prisión por  abuso sexual y no por violación, a una joven que fue atacada en Pamplona durante la celebración de las fiestas de San Fermín el pasado 2016.

La decisión argumenta que los abusos ocurrieron sin el consentimiento de la joven, sin embargo no usaron violencia ni intimidación para ser considerados agresión sexual o violación, según la ley española.

La sentencia que recibieron no fue tan dura como hubiera deseado ver el público, razón por la que se han provocado numerosas protestas en todo el país.

Con carteles de “Yo te creo” y cánticos de “no estás sola” centenares de personas se reunieron este jueves en la ciudad de Reus, para rechazar la sentencia dictada por la Audiencia de Navarra.

La concentración liderada por el colectivo feminista la Hora Violenta, se convirtió en una manifestación improvisada que recorrió la calle Monterols, hasta llegar a la plaza Libertad donde se llevaron a cabo varios discursos.

Hubo tres jueces que estudiaron el caso, pero la sentencia no fue unánime

El caso “La Manada” sigue dando de qué hablar

Otro aspecto del caso que causó indignación entre la sociedad española, fue la opinión de uno de los magistrados a cargo del caso.

El juez Ricardo Javier González, emitió un voto privado en el que defendió la absolución de los cinco acusados.

Uno de sus argumentos se basa en las imágenes del incidente, declarando que no se percibe resistencia en la expresión de la víctima ni en sus movimientos, ni cierta “oposición, rechazo, disgusto, incomodidad, sufrimiento, dolor, miedo, descontento, desconcierto o cualquier otro sentimiento similar”.

La joven explicó ante la sala, que no ofreció ninguna resistencia dada la superioridad numérica y física de los acusados, una situación que la dejó conmocionada y solo deseó que todo finalizara lo antes posible

El presidente del órgano rector de los jueces españoles, Carlos Lesmes, salió en defensa del tribunal y reprochó que las descalificaciones hechas por personas con responsabilidades públicas, comprometen seriamente la confianza en el sistema judicial.

Ante el clamor popular, el gobierno de Mariano Rajoy anunció que promoverá una revisión de cómo se tipifican los delitos sexuales en el Código Penal.

Mujeres anónimas, de la esfera pública, periodistas, escritores y políticos han añadido sus comentarios en contra de la sentencia, incluida la portavoz del partido Podemos, Irene Montero, la alcaldesa de Barcelona, ​​Ada Colau, Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, entre otros.

También expresó su opinión la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, reconocida por la revista Forbes como una de las mujeres más influyentes del mundo, que en un mensaje por Twitter consideró un paso atrás para la seguridad de las mujeres, la sentencia dictada en el juicio de la Audiencia de Navarra contra “La Manada”.