Por disposición del Consejo General de Poder Judicial de España, cualquier delito que se cometa en contra de la mujer, dentro o fuera de la relación de pareja, que apunte a que este se cometió por el simple hecho de ser mujer, entre otros y cuyo denominador común sea el poder dominante del machismo, será calificado como violencia de género.

Ahora gracias a esta disposición quedan amparadas las mujeres que sufren toda clase de ataques físicos y psicológicos en distintos ámbitos en los que hace vida y no solo dentro de la relación de pareja como hasta ahora ha sido, lo que permite que se engrosen las estadísticas de violencia de género y sean también objeto de estudio en sentencias del CGPJ.

Explicaba Ángeles Carmona, que en adelante las investigaciones se extenderán a los casos donde la mujer haya sido víctima de acoso a razón del género, maltrato psicológico y de cualquier asesinato o delito que se cometa debido al desprecio de género; así mismo, todos estos casos formaran parte de las estadísticas que hasta ahora están compuestas por sentencias y denuncias relacionadas con violencia por parte de la pareja o ex pareja de la mujer; con toda seguridad la media de las denuncias que hoy se maneja se verá engrosada, si tomamos en cuenta que solo las de violaciones se producen cada 8 horas.

Es mucho o poco mil millones para luchar contra la violencia machista en cinco años

Una de las ventajas es que se va a obtener más detalle sobre la violencia de la mujer en España y por consiguiente será posible separar cada delito por la naturaleza, determinar cuáles son de mayor incidencia, si existen otro tipo de violencia que se ejerza en contra de la mujer que esté pasando inadvertido y es producto de un arraigado machismo.

Lo que procede ahora, tras esta ampliación del Consejo General del Poder Judicial de España, es iniciar el análisis de cada uno de los casos y extraer los que hayan sido estimulados por el machismo; parte de los objetivos es determinar qué pasos dio la víctima para alertar y buscar protección antes de perder la vida producto de la presunta violencia de género, después, que dictaminó el tribunal competente,  esto lo hará un personal cualificado con ayuda de las sentencias que desde el 2016 han sido dictaminadas.

Así mismo y en los casos en que los padres señalados por violencia bien sea que ya estén condenados o acusados, el CGPJ solicita que les sean suspendidas las visitas de comprobarse que en efecto los hijos fueron sometidos a algún tipo de violencia; la petición es de carácter obligatorio no obstante para que sea posible será necesario modificar la ley.