La tortuga rescatada de las redes de un barco pesquero en diciembre de 2017, cerca de la isla Coelleira en Vicedo, partirá hacia el Caribe después de seis meses de recuperación.

Al momento del rescate, La tortuga de 71 centímetros de largo y 24 kilogramos de peso, se encontraba en una situación muy delicada, por lo que fue necesario reanimarla e ingresarla a la UCI de la Coordinadora para el Estudio de Mamíferos Marinos (CEMMA) en Nigrán. La llamaron Antares, al igual que el barco de cuyas redes estaba atrapado.

Hoy el Instituto Gallego de Formación de Acuicultura (IGAFA), llevaba la tortuga hacia Antares, para iniciar su regreso desde Vigo a las aguas del Caribe, tras culminar la última fase de su recuperación en dicho centro.

Esta acción forma parte de la colaboración conjunta que desde 2013 mantiene la Xunta, a través del Departamento de Medio Ambiente y Planificación Territorial, con el CEMMA, para la recuperación de mamíferos marinos y otras especies que llegan a las costas gallegas en mal estado o heridos.

La tortuga permaneció cerca de tres semanas en IGAFA, para la fase final de su recuperación y adaptación a las condiciones marinas, donde se lanzará para continuar su camino hacia las aguas del Caribe.Con esta acción ejecutada, el instituto incorpora la experiencia en el tratamiento de tortugas marinas, en vista de ser la primera vez que se aloja un animal de este tipo.

La tortuga Antares de regreso a su casa en las aguas del Caribe

Después de una evolución favorable y dado que en nuestra comunidad no fue posible contar con aguas marinas con temperatura ambiental adecuada como la del Caribe, los veterinarios del CEMMA decidieron trasladar la tortuga a las instalaciones de la ARCA del Mar do L`Oceanográfico de Valencia, a cargo de la asistencia y rehabilitación de las tortugas marinas varadas en esta zona costera mediterránea.

Después de que el animal recuperó su apariencia y condición de salud, en cuanto a peso, movilidad, capacidad de sumergirse y alimentarse, se decidió transferirlo a IGAFA para la última fase de su recuperación.

Cabe mencionar que IGAFA ya participó en la recuperación de seis especímenes de crías marinas en años anteriores y otros dos en este año. Estos apoyos son provechosos, ofreciendo un aprendizaje para la conciencia ambiental y en la adquisición de nuevos conocimientos en el sostenimiento y recuperación de especies marinas,

Por lo tanto, Antares ahora vive sus últimas horas antes de partir hacia su nueva vida en libertad. Mañana saldrá desde la costa gallega hasta el Atlántico, para ser soltado en un área desde donde la corriente puede llevar al Caribe, haciéndole seguimiento de su viaje a través de un GPS colocado en su caparazón.