Con la entrada en vigencia de la Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2018, una vez publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado 5 de julio, se hizo realidad la rebaja del IVA en las salas de cine, que paso del 21% al 10%. Lo que significa una rebaja del 11%, quedando el mismo, en 10% que si bien es cierto no es el 8% que le fue aplicado hasta mediados del año 2012, no deja de ser una buena noticia para los amantes del cine.

Beneficio para el cine y el público

De esta manera quedo reivindicado este sector del espectáculo que goza de millones de seguidores en España, a quienes se les hacía un tanto difícil acceder a las salas de cine, debido a la elevada tasa impositiva, sumada esta a los elevados precios de las entradas, por lo que ahora se espera que los propietarios de las cadenas y salas de cine, no incrementen el precio.

La idea de la rebaja del IVA es beneficiar a los espectadores, cosa que no se lograría si no trasladan dicha rebaja al precio de las entradas.

Daniel Sánchez Arévalo reclama la bajada del IVA cultural

Es bueno destacar que esto era una deuda que tenía el Gobierno con este sector cultural del país, debido a que en el pasado fueron beneficiados otros sectores de la cultura y el espectáculo, con aplicación de tasas del IVA relativamente bajas, con la excepción del cine, que hasta ahora había recibido un trato discriminatorio por parte de las autoridades gubernamentales del Partido Popular.

Ahora quedan pendientes otros productos y actividades culturales, como lo son la venta de música en los distintos formatos existentes en el mercado. Igualmente sucede con las plataformas online de cine y textos digitales, que gozan de una gran aceptación por parte de los usuarios.

Para algunos expertos en cine, ahora solo falta mejorar la calidad del cine español, que junto a esta rebaja fiscal, sin duda aumentaría la asistencia de público a las salas de cine del país donde se exhiban producciones españolas.

El precio de las entradas de cine en España es muy elevado, al punto que en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona, estos alcanzan hasta los 9 euros. Un estudio de la Asociación de Consumidores y Usuarios en Acción, ubicó el precio de las entradas entre 5 y 9 euros. Ahora queda en manos de las cadenas de cines, la política de precios de cada una de ellas y en los espectadores, la respuesta a estas.

La conocida empresa Cinesa, comunicó recientemente que sus clientes ahora se beneficiarán de esta rebaja fiscal, al tiempo que declaró su disposición de mantener los precios de las entradas en beneficio de su público, en las 500 salas que posee la cadena en todo el territorio español.