Abanca ha promovido la fundación de la Universidad Internacional de la Empresa (UIE), pero los trámites hasta ahora han demorado ya que es un asunto complicado, así lo señaló Carmen Pomar, conselleira de Educación en reunión del Consello Galego de Universidades a los rectores de A Coruña, Santiago y Vigo. Tanto la conselleira como José Alberto Díez de Castro secretario xeral de Universidades, explicaron que al momento de autorizar los campus privados, la legislación autonómica es más rígida que otras comunidades, de hecho aún no se ha concretado.

Aseveraron que la decisión de Abanca ha sido bien recibida, incluso su presidente quien conversó con los integrantes del Consello Galego de Universidades, dijo que ninguna persona ha rechazado la propuesta. Los encargados de los campus públicos se valieron de la reunión donde ya se suscribió la oferta académica y el coste del próximo curso, para solicitar que las titulaciones no doblen las impartidas por las universidades públicas.

Indicaron que estarán alertas de que no se altere la denominación del grado y cuyo contenido sea igual al ofrecido. Exigen que el profesorado tenga la cualificación necesaria para dictar instrucción y conocer el sistema de acceso.

Los rectores fueron reservados ante la constitución de la primera universidad privada de Galicia que comenzaría en el periodo 2020-2021 o 2021- 2022. El Parlamento gallego deberá aprobar una ley, mientras la Xunta un decreto para iniciar las labores. Consideran que debe funcionar con el sistema universitario gallego, y este coordinará en el Consello Galego de Universidades, la organización del número de alumnos por grado y las titulaciones.

Las universidades gallegas están atentas, ya que hay recelo sobre todo por la crisis demográfica que viven, hasta ahora han perdido desde el año 2000 a 22.000 estudiantes; anteriormente la matrícula en el curso inicial fue de 30.000, y hoy es de 18.000. Investigarán las titulaciones que se impartirán y la nómina de docentes, debido a que estos no pueden dictar cátedras simultáneamente en campus públicos y privados.

Para la creación de una universidad, la Lei do Sistema Universitario de Galicia establece que comenzará sus actividades al menos con ocho títulos oficiales (cuatro grados y dos doctorados)  todos válidos en el país. Igualmente requiere que la lista de los títulos ofrecidos no sea reiterativa con respecto a titulaciones precedentes y enraizadas en el sistema.

Las universidades estatales piden que para el ingreso se tome en cuenta la nota media lograda entre la selectividad y el Bachillerato.

Esta iniciativa fue tramitada por la UIE e instituida por Afundación; su rectorado funcionaría en Santiago y tendría campus en A Coruña, Pontevedra y Vigo. En Galicia operaría en la sede de Afundación quien asumiría los gastos aunque se quiere su autosustento.